La Esquina del Belmonte 2×02: “Welcome to hell, Albacete Balompié”

Ya decía en los últimos párrafos del primer capítulo que esta categoría iba a ser muy difícil; que iba a ser muy perra. Dos semanas han pasado desde el primer capítulo de “La Esquina” y se ha confirmado lo ya advertido al inicio.

Ante el Atlético Baleares lo que vimos (mal vimos en mi caso ya que estaba en una carpa dónde el WI-FI brillaba por su ausencia, celebrando las fiestas del patrón de mi pueblo) es a un equipo que compitió bien frente a una auténtica apisonadora, al menos en ataque. Dioni, Vinicius Tanque y Manel Martínez no eran poco de pavo. Resonaban en la cabeza de los aficionados medios como una sicofonía; un tridente que a nivel de Primera RFEF, no tiene nada que envidiar a los Messi, Mbappé y Neymar.

 

Además, Dioni resuena en el imaginario albacetista como un ‘Suso Santana’; un jugador cuyo desempeño contra el equipo blanco es tan notable en varias visitas que cada vez que vuelve al Belmonte… deseas que no marque. Solo con ese simple deseo, ya piensas que ‘El Alba puede ganar. Pero en el fútbol son 11 vs 11 y siempre gana Alemania… perdón, eso aquí no tocaba decirlo.

La verdad es que el partido ante el Atlético Baleares puede ‘bajar de la nube’ a los que creían que el equipo iba a subir en enero. Una frase de ese estilo solamente se la oí a Carlos Terrazas el primer año del Guadalajara en Segunda. Y se salvaron con la gorra.

Quiero hacer una reflexión; si Rubén De Barrera sabía en la previa del partido que nos iban entrar por las bandas como cuchillo en mantequilla y que había que tener cuidado con las jugadas a balón parado ¡Y aun así te rematan en área pequeña! Tiene pinta que lo del Estadi Balear como diría Chiquito es “Una mala tarde la tiene cualquiera”.

Otra película fue lo del sábado pasado en el Carlos Belmonte. Venía con la vitola de practicar un fútbol parecido al de nuestro míster. Verán: a mi, el tipo de fútbol que me encanta, pero en este juego; gana el que cuela goles… y en la primera parte apenas hubo disparos. Ya lo puse en Twitter: “Si ambos equipos chutaran, sería la leche”. Ambos equipos apenas chutaron en el primer tiempo. Hasta el tramo del minuto 20’ al 30, el Albacete parecía desubicado. Como si no hubiera salido de vestuarios. Sobrexcitado al intentar robar; lo que hizo que los jugadores se cargaran pronto de tarjetas (algo que, a la larga, todo sea dicho hizo que el Albacete se tuviera que ir hacia atrás). En el segundo tiempo justo antes de la expulsión se adelanta el Albacete; saca Nico Ratti, pasa en corto a Martí Vila, y Manu Fuster sin dejarla caer, marca de disparo raso 1-0.

A partir de ahí: el Albacete demostró que sabe sufrir. Palabra que los albacetistas llevamos escrita en la frente (los que sois más veteranos lo sabéis mejor que yo) desde tiempos inmemoriales, ya sea por motivos económicos o deportivos. Una sensación que yo he tenido este año, (estoy haciendo un paréntesis) es que, a pesar del descenso, no íbamos a descender, ni a tener denuncias. No sé a ustedes, pero a mí me tranquiliza.

Lo del sufrimiento a una parte de mí, no le pareció tal: Dragan Rosic se disfrazó de nuestro ‘Alcalde Honorario’ Tomeu Nadal y sacó tres balones que vi dentro. Así me gusta Dragan; ‘cerrando bocas’. Hasta la mía.

Por fin en el Belmonte vimos a nuestro equipo comportándose como un bloque sólido en bloque bajo (utilizando el lenguaje panekita) y eso nos permitió llevarnos la victoria. Miedo me da el campo “Prada de Moles” en la segunda vuelta. Es el campo del Andorra Fútbol Club.

¡Welcome to Hell, Albacete Balompié! Esta categoría es un infierno.

PD: Quiero hacer un llamamiento: si alguien tiene las crónicas del Albacete Balompié anteriores a 1983 y me las quiere hacer llegar a través de mail que contacte a través de Twitter conmigo.

PD2: Todo mi amor a Cristina, la creadora de cuenta de memes del Alba en estos duros momentos.

¡Hasta la semana que viene!

You must be logged in to post a comment Login

Deja tu comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.