La Esquina del Belmonte 3×31: ‘Volver’

Este fin de semana he vuelto al pueblo. He vuelto a mis orígenes, con los míos. Volví a pasear por aquellas calles tan manchegas; tan nuestras. Volví también, después de seis meses a ver a mis amigos de siempre. En mi bar de siempre. En mi pueblo de siempre.

Volví a ver, aunque esto lo hago siempre, el partido del Albacete Balompié. El Albacete Balompié es una forma de vida. La vida es eso que pasa entre partido y partido del Albacete.

 

Contra el Almería se vio un equipo: serio, ordenado, con las ideas claras y sabiendo lo que tenemos que hacer. Hasta que vino el error. Error: esa palabra que en el mundo del fútbol propicia penas y alegrías. Sonrisas y lágrimas, ascensos y descensos.

De esa palabra, “error” hemos tenido decenas de ellos este año. Contra el Almería, lo cometió uno de los que nunca falla en estas ocasiones: Dani Torres. Le echan la culpa algunos a Javi Jiménez, pero pongamos en contexto: es una joven promesa que viene del filial del Valencia y que apenas ha podido jugar por las lesiones en los últimos tres años.

Contra el Almería se puede (y se pudo) perder si comparas las plantillas de un equipo y otro. Noguerol por eso quizás, planteó un partido “al estilo frontón”. Esto quiere decir aprovechar las que tengas y colgarte de larguero en defensa. Y eso el Albacete lo hizo “relativamente bien”.

Cuando ya el albacetismo estaba empezando a rezar para que el dominio de los andaluces no se tradujera en una goleada de escándalo, llego el gol para los blancos. Un gol al estilo inglés: saque del portero, controla con el pecho Ortuño, y bate al portero almeriense Makaridze. Buen portero, por cierto, me gustó

Umar Sadiq, un jugador de categoría superior, les ganó la partida a los centrales, pero su chut se fue alto a la portería de Bernabé Barragán; de lo poco salvable este año, aunque ahora eso no toque. Tuvo el nigeriano otra en el cuarenta y tres que evitó Bernabé.

Tras el descanso, el Albacete estiró líneas y Fran García remató al segundo palo. El del Villarreal después tuvo una ocasión Abreu (quiero ser él, quiero ser él). Al final no fue ni Abreu, ni siquiera Joan Capdevilla y no pudo dejarnos con más vida.

El martes vino el Club Deportivo Lugo al Carlos Belmonte. Teníamos que haber salido al ataque desde el principio, y hubo muchos nervios entre los dos equipos. Conscientes de lo que se jugaban Alba y Lugo, nos regalaron un partido lleno de impudicia. Rodríguez del Lugo, ponía la chispa y las primeras ocasiones; el Alba el orden sin concierto. Digo sin concierto, porque cada balón que se “malcentraba” no le llegaba a un blanco. El sino de toda la temporada. Por eso estamos en la “Rubiales First División”.

En estos dos partidos hay un debe que quiero ponerle a Noguerol: la tardanza en leer los partidos. No se puede ir empatando, cuando estás casi descendido, y sacar a tu otro delantero en el minuto 85. Ni el sábado, ni estas últimas horas he visto mucho hincapié en este punto. Y mira que te aprecio, Nogue. Y pocas cosas me gustarían más que hacerme una foto contigo.

El equipo gallego hizo los cambios precisos, y añadió más velocidad a su juego con hombres como Chris Ramos. El ‘Alba por su parte lo fiaba todo al “gran” Álvaro Jiménez. Si hubiese acertado el penalti, sepa el Dios del fútbol, de que estaríamos hablando ahora mismo. Lo veríamos igual de negro, pero conservaríamos la esperanza.

No es tiempo para lamentaciones. Desde ahora toca levantarse y pensar en volver a Segunda. Y sobretodo, al igual que yo lo demando, lo pide más gente: un cambio de modelo de club; no de propiedad ¡Ojo! Que se dejen de asesores externos, y se rodeen de gente que conozca “bien” el fútbol español (el entrecomillado, es porque quiero que se me entienda lo que quiero decir).

Esperemos que este descenso sirva para cambiar ciertas cosas en el club. Ya ni siquiera me sabe mal por mí mismo (obviamente estoy jodido). Los empleados no deportivos, son los que más lo van a sufrir.

El fútbol español nos tiene que ver volver como la señora mayor con Alzheimer ve a su familia en ‘Volver’ de Pedro Almodóvar:

-Qué “delgao” y “cambiao” estás Albacete Balompié ¿T’has hecho algo?

-Simplemente, me he quitado unos kilos y he mejorado mi aspecto

Que nadie dude, ni por un segundo, que nos van a ver volver ¡Y viajaremos por Europa! Esta escrito.

Ya lo creo que volveremos

Padre, siento contarte otro descenso ¡Aúpa Alba! ¡Alba hasta la muerte!

Volveremos

PD: Me despido de la Esquina, vuestra esquina, hasta la semana que viene

You must be logged in to post a comment Login

Deja tu comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.