La Esquina del Belmonte 1×27: ‘Recuerdos de Salamanca’

En las últimas horas ha reventado el fútbol europeo con el tan manido tema de la Superliga. Yo, soy totalmente contrario a tal ‘Engendro del Mal’. No porque no esté harto de las chorrinoticias de los dos principales equipos del país, sino porque si lo tratamos en clave Albacete Balompié; un Albacete-Sporting dejaría menos € que un Albacete Real Madrid.

Ya hablando sobre esta jornada, he de decir que este mediodía, he sufrido un deja-. De repente como si fuera Harry Potter, me he sumergido en mi Diario imaginario de vivencias albacetistas hasta el 2 de Abril de 2011.

Partido Albacete Salamanca: entrenaba la nave blanca Mario Simón. Tanto charros como albaceteños llegaban con la soga al cuello. Se llevó el partido el Albacete, tras un centro de Kike Tortosa que no llego a rematar Antonio Calle. El rechace lo cazó Tato, y la envió a la red. Fue una victoria estéril. En situaciones delicadas como estas, uno no sabe que hacer: si creer en que por arte de birlibirloque, el Alba se va a convertir en ‘El Madrid de los 50’ y ganará cinco partidos seguidos. O por el contrario esta victoria ante el Club Deportivo Mirandés, es un oasis en el que beber agua mientras cruzas un árido desierto.

Yo me suelo mojar bastante en mis predicciones, y ahora mismo no sé en quién creer. Mi cabeza me asegura que esto es un espejismo y que más vale que nos preparemos para la Rubiales First Division’. Que hagamos lo que tengamos que hacer para volver a la categoría de plata.

Me encuentro como en los últimos versos de la canción de SupertrampFool’s Oberture: So you found your solution? What will be your last contribution? Live it up, rip it up, whyso lazy? Give it out, dish it out. Let’s go crazy, que traducido quiere decir: “¿Entonces encontraste tu solución? ¿Cuál será tu última contribución? Vívelo, rómpelo ¿Por qué eres tan perezoso? Repártelo, Repártelo. Vamos a volvernos locos”

Parece que el Albacete está dispuesto a regalarnos unos últimos días de ‘locura’. Quién sabe, si la locura dará para lograr el objetivo o se quedará todo en agua de borrajas.

En cuanto al partido, a decir verdad, es increíble que lo hayamos ganado. Apenas hubo oportunidades blancas frente a un CD Mirandés que ha venido a Albacete con la permanencia ‘virtual’ en el bolsillo. Los burgaleses, con sólo tocar el balón creaban muchísimo peligro entre nuestras líneas, llegando muy fácil ante la portería de Tomeu Nadal. Sólo ha tenido dos intervenciones de mérito, pero ha estado acertado.

Y en el minuto 82, llegó la única ocasión del Albacete: Centro de Primera División de Álvaro Jiménez, hacía la cabeza de Ortuño, y este remacha a la red. Y hace que los incrédulos como yo, por lo menos hallamos detenido la marcha de salida, nos detengamos, giremos la cabeza, y hagamos ademán de esperar la reacción.

Es cierto que el nivel de intensidad ha sido paupérrimo, es cierto que la imagen no ha sido muy buena. Bienvenida sea la mala imagen, si el equipo obra el milagro. Es lo que todos queremos.

Vuelvo al flashback: En aquel Albacete-Salamanca, Tano Mora al cantar el gol dijo algo que yo he puesto en Twitter: “No estaba muerto, estaba de parranda”. Aquel día, el Albacete me demostró que es experto en ‘Victorias inservibles’.

Y me despido de mi Esquina, vuestra Esquina hasta la semana que viene.

You must be logged in to post a comment Login

Deja tu comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.