Un cabezazo de Ortuño da esperanzas al Albacete (1-0)

Los de Alejandro Menéndez se imponen al Mirandés con un solitario tanto del delantero en un mal partido de ambos equipos. El Albacete corta una racha de cuatro derrotas seguidas, alcanza los 32 puntos y se queda a seis de la salvación

Todo apuntaba a un empate sin goles en un partido sin pena, ni gloria. Las crónicas eran bien diferentes, pues el Alba se quedaba muy lejos de la salvación y la imagen había sido muy mala. Pero los blancos se empeñaron en cambiar ese guion y una jugada aislada en el minuto 82, Ortuño mandaba de cabeza a la red, una gran asistencia de Jiménez. Un gol importantísimo, pues no es lo mismo terminar la jornada a ocho y verlo imposible que a seis, y tener esperanzas en un milagro.

El Albacete ha logrado tres puntos de mucho valor ante el Mirandés. Casualmente contra el conjunto burgalés comenzó una remontada a finales de diciembre, que sirvió incluso para salir del descenso. Ahora se corta una racha de cuatro derrotas seguidas, y a pesar de que el Alba seguirá como colista, mentalmente el triunfo puede venir muy bien.

Los blancos siguen obligados a ganar prácticamente todo hasta el final. Con la imagen de hoy es difícil creer en el milagro y que se consiga una permanencia que sería épica. El equipo no estuvo nada bien, tampoco su rival, y el encuentro parecía el típico de pretemporada. Con dos conjuntos que no se jugaban nada.

El Alba en esa jugada aislada fue capaz de dejar el triunfo en casa y el pitido final demostró que la plantilla se quitaba un gran peso de encima. Jugadores tirados en el césped, llorando de impotencia, ante una victoria que ha tardado mucho en llegar y que tal vez lo haga demasiado tarde. Pero como decimos, las matemáticas mandan de momento y el Alba se agarra a la categoría con un último soplido de vida.

El encuentro arrancaba con el Albacete intentando llevar la iniciativa con el balón, pero sin crear ningún tipo de peligro. Su rival esperaba bien colocado y buscaba salir a la contra con balones largos y velocidad. Así trascurrió el primer cuarto de hora en el que los porteros eran dos espectadores más.

En el minuto 19 el Mirandés rozó el gol en un disparo de Javi Muñoz que se marchó muy cerca de la escuadra. El centrocampista llegaba por el semicírculo del área con mucha libertad, levantó la cabeza y sacó un buen disparo que salió desviado por muy poco.

Respondió el Albacete siete minutos después en una llegada por el costado izquierdo. Un centro de Caballo al primer palo, lo controlaba Ortuño en el vértice del área pequeña. El delantero lograba darse la vuelta rápido y sacaba un remate con la zurda al lateral de la red.

El choque estaba siendo soporífero. Los minutos pasaban y no ocurría prácticamente nada sobre el césped. El Mirandés robó la posesión tímidamente al Albacete, pero los minutos pasaban y no había ni intensidad, ni ocasiones.

El Albacete se estaba jugando la vida y no daba ninguna sensación de querer llevarse los tres puntos para seguir con algo de esperanza. El encuentro parecía más de pretemporada que de un tramo final de campaña con muchas cosas en juego.

Al final se llegaba al descanso con el 0-0 inicial y mucho tenían que cambiar las cosas en los segundos 45 minutos para que el choque se decantara para uno u otro lado. Ni Albacete, ni Mirandés, ofrecían algo de espectáculo.

El Albacete se llevó el choque a falta de 8 minutos

Comenzaba la segunda mitad con los mismos protagonistas y en el minuto 49, Ezzarfani perdonaba la vida al Albacete en un remate de cabeza en el segundo palo que Tomeu lograba atrapar. El extremo estaba solo y remató centrado a las manos del meta balear.  Dos minutos más tarde, Tomeu salvó los muebles en una buena jugada personal de Cristo, con un remate seco desde el área pequeña que el portero del Alba pudo despejar.

También tuvo una grandísima ocasión Boyomo para el Albacete en el minuto 53. En un córner a favor de los blancos, el balón tras peinar un compañero llegaba al segundo palo. Allí entraba Boyomo libre de marca, llegaba al remate algo forzado y el cuero se perdió rozando el larguero.

En el minuto 62, Alejandro Menéndez movió el banquillo. Sacó del campo a Silvestre y Zozulia y en su lugar entraron Dani Torres y Cedric. Fuster adelantaba su posición para colocarse por detrás de Ortuño. El Albacete necesitaba los tres puntos, pero su técnico no arriesgaba nada.

Se llegaba al minuto 80 sin más ocasiones para ninguno de los dos equipos. El encuentro era muy aburrido, pero el Alba llevaba la manija en este tramo final e intentaba llegar con algo de peligro a la portería del conjunto burgalés.

Cuando parecía que el empate a cero no se movería, el Albacete se adelantaba en el marcador en una buena contra por la derecha en el minuto 82. Álvaro Jiménez se fue por el costado, recortaba ante su par, puso un gran centro al segundo palo y por allí, Alfredo Ortuño saltaba más que el centrar para rematar picado al palo corto. El cabezazo fue inapelable e hizo inútil la estira de Lizoain. El 1-0 subió al electrónico con suspense, pues fue revisado por el VAR y se tardó un par de minutos en dar validez al gol.

El Albacete se tiró a defender el gol con uñas y dientes, ante un Mirandés que sacó a Mario Barco para buscar el empate. Menéndez en el 90 daba entrada a Kecojevic para defender el resultado con 3 centrales y sin delanteros.

Por suerte, en los últimos instantes no se sufrió demasiado, pues el Mirandés no fue capaz de generar peligro a la meta de Tomeu. Al final, los tres puntos se quedaban en casa y eso era lo más importante. Pocos se acordaran si el partido fue mejor o peor.

El Albacete seguirá siendo colista, lo tendrá muy complicado, pero aún tiene que recibir al Alcorcón que es el conjunto que ahora marca la salvación con 38. Mientras las matemáticas no digan lo contrario, toca intentar seguir sumando victorias para lograr un milagro que sería épico.

FICHA:

ALBACETE BALOMPIÉ                1

CD MIRANDÉS                            0

Albacete: Tomeu, Carlos Isaac, Boyomo, Gorosito, Caballo, Jean Jules, Silvestre (Dani Torres, minuto 62), Álvaro Jiménez, Fuster (Tana, minuto 83), Zozulia (Cedric, minuto 62) y Ortuño (Kecojevic, minuto 90).

Mirandés: Raúl Lizoain, Víctor Gómez, Genera, Vivian, Carlos Julio, Víctor Meseguer, Javi Muñoz (Mario Barco, minuto 86), Caballero (Álex López, minuto 62), Pablo Martínez, M. Ezzarfani (Djouahra, minuto 72) y Cristo.

Gol: 1-0. Minuto 82, Ortuño.

Árbitro: Alejandro Muñiz Ruiz, Colegio Gallego. Amonestaba al local Cedric; y a al visitante Víctor Gómez.

You must be logged in to post a comment Login

Deja tu comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.