Carta al director: Ángel Galdón Rodríguez


Cuando terminó el #AlbaceteCastellon vi en nuestra mesa una escena en Beetlejuice donde los muertos esperan pacientemente su turno para entrar en el inframundo de la manera en la que corresponda. Es un momento muy tranquilizador porque, a excepción del confundido Alec Baldwin, la mayoría de personajes disfruta de una resignación tranquila y hacen tiempo lo más cómodamente posible.

No escribo muy a menudo a esta redacción, pero era una ocasión para recordar a la gente que quizá es ya el momento de únicamente disfrutar del fútbol que queda sin el dolor de morirse y sin el miedo a lo que hagan los rivales. Lo sé porque ya me molesté aquí en ver si se nos había pasado la angustia:

Más placeres de esta nueva época es poder saborear los oasis de albacetismo que quedan verdes, como Medinaceli Blues, los memes de @IniestaDFeria o los chistes de Juan López Córcoles en la radio. Vaya ocasión de oro para sacudirse de encima los yalodijes del invierno, dejar de leer los comentarios de la gente a los tuits del Alba y mencionar los errores del señor de Canarias del que usted me hablaba.

A partir de este domingo de pascua pueden ustedes hacer una cosa que llevabais sin hacer años: ver a vuestro equipo sin tensión. Recuerden que a estas alturas sólo quedamos en la sala de espera los cinco mil de siempre, así que nos tenemos que ver todos de nuevo cuando nos toque el turno. Bajen el volumen de la tele, sírvanse un coñac y oigan a Tony Bennett mientras apuran lo que queda de liga.

 

You must be logged in to post a comment Login

Deja tu comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.