López Garai: «No hemos sentido la importancia que tenía el partido»

Aritz López Garai dejó muchos titulares en una rueda de prensa tras la última derrota ante el Tenerife este domingo

¿Se ve con fuerzas para afrontar esta situación?: «Hoy ha sido un palo duro, un palo gordo. No esperábamos el resultado ni como ha trascurrido el partido. Con fuerzas siempre estoy, porque me gusta lo que hago y trabajo 24 horas por y para ello. Con una derrota tan dolorosa y como se ha producido, estoy echo polvo. Seguramente dentro de unas horas lo veré diferente, sí sigo estando aquí, que espero que sí, mañana volveré para afrontar con garantías el partido en Gijón».

¿Entendería una destitución?: «Llevo muchos años en el fútbol como jugador y como entrenador. Entiendo y comprendo prácticamente todo, lo comparte o no. Lo que tenga que ser será y no tengo sensación de miedo por perder el trabajo que tengo. Dentro de lo que está en mi mano estoy dando todo lo que tengo».

 

¿Por donde pasan las soluciones?: «Es difícil de buscar explicaciones y soluciones. Viendo el partido que hemos hecho, hemos estado muy mal en todo. No hemos sentido la importancia que tenía el partido y que nos jugamos mucho todos. Cuando entramos en el partido, el primer tiempo ha terminado. El resultado era lo único que nos mantenía en el partido. En el segundo tiempo hemos estado mejor, hemos tenido una ocasión clara con Manu y la segunda parte de la segunda mitad hemos tenido errores nuestros y aciertos del rival. La solución pasa de ser conscientes de donde estamos y mañana ir a entrenar, preparar el próximo partido ante el Sporting y saber que nos acerca a ganar y lo que nos acerca a perder partido tras partido. Sacar a los once que estén más capacitados tanto mental como físicamente para revertir esta situación. Hoy he visto al equipo por momentos bloqueado».

Los cambios llegaron tarde a pesar de la inoperancia de la primera mitad: «El primer tiempo hemos salido mal y tenía que cambiar a los once jugadores si quería dar un giro a todo. Hemos sobrevivido con el resultado en el primer tiempo y no nos hemos sentido cómodos en ningún momento. Hemos hablado en el descanso por donde podíamos ajustar y donde nos podían hacer daño y hemos arrancado mejor el segundo tiempo. Hemos cogido más segundas jugadas, jugar más en campo contrario, acercarnos bastante más y tener más presencia por fuera. Hemos hecho más méritos para poder ganar, hemos tenido una ocasión clara donde no hemos podido adelantarnos en el marcador. A los pocos minutos nos penaliza el balón parado donde se han puesto por delante. Tenía que mover el banquillo y he hecho un triple cambio para intentar agitar todo. No ha surtido el efecto que esperaba. El resultado manda y no hemos estado bien».

¿Hay mimbres en la plantilla para revertir la situación?: «Lo he dicho por activa o pasiva, lo diré siempre a pesar de lo que pueda pasar. Firmé pensando que esta plantilla tiene nivel para competir en Segunda, llevo aquí dos meses y sigo pensando que esta plantilla tiene nivel para permanecer en la categoría, si me destituyeran seguiría pensando lo mismo. Venir aquí es lo mejor que he podido hacer. Está claro que tenemos que mejorar muchas cosas, tenemos 10 puntos, la salvación está en 13, no nos llega con lo que estamos haciendo. Mi impresión de la plantilla es la misma hoy que hace dos meses. Hoy al equipo le ha pesado la responsabilidad y hemos salido muy bloqueados de todo, mental y futbolísticamente. Hoy hemos hecho un primer tiempo que ha sido el peor desde que estoy aquí».

La propiedad exige una respuesta y él entendería cualquier decisión: «No tenía constancia de esa conversación entre la plantilla y la propiedad. Lo que está claro es que si al final los entrenadores dejamos de ganar partidos, nuestro trabajo está en riesgo, es algo obvio. Viendo el devenir del equipo no soy ajeno a eso. Cuando llegué empezamos muy bien, luego nos hemos caído y ahora estamos en un momento que no arrancamos. Es normal que es especulen cosas o que la propiedad pueda tomar decisiones. Es normal que Víctor Varela o Mauro tengan que tomar decisiones. Yo estaré agradecido porque cuando vine fue lo mejor que hice y sigo pensándolo. No tengo más preocupación que preparar el entreno de mañana».

Los jugadores son los primeros afectados y eso pasa factura en el campo: «Hoy he visto al equipo bloqueado y atenazado por la situación como no lo había visto hasta ahora. Hay que entender a los jugadores, están muy afectados, lo están pasando realmente mal. Parece que ser futbolista significa no ser persona y no tener sentimientos. Los jugadores son los primeros que lo están pasando mal, dentro del campo, en su día a día, cuando acaba el entrenamiento. Cuando llega el día del partido, todos depositamos la ilusión, horas y pasión, y no vuelve a salir. Llega un momento que el cuerpo y la mente están por encima de las personas. Se sienten mal, tienen sus dudas y sus miedos y tenemos que buscar por donde salir. Hemos jugado con casi todos los jugadores. Durante los partidos hemos cambiado de sistemas. Pasa por todo, las tendencias y las dinámicas en el fútbol no tienen explicación. Llega un momento donde un equipo encuentra ese clic, cambia todo y lo que eran nubes, son claros. Ahora mismo estamos metidos en un túnel que no encontramos salida. Estamos un poco ansiosos o nerviosos. No sé si tendré tiempo para encontrar la salida, espero que si porque estoy contento en todos los sentidos. Es mi objetivo como entrenador, buscar la puerta de escape que nos permita salir, sobre todo por el equipo, no por mí».

You must be logged in to post a comment Login

Deja tu comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.