Capítulo 9: ‘Leyendas, fantasmas y un viejo rockero en Cartagonova’

Segunda semana consecutiva que hemos tenido doble jornada en la Segunda División (o Liga SmartBank si quieren que le meta el patrocinio). Si, he empezado igual que la semana pasada, pero las dobles jornadas en la Segunda División eran (hasta la aparición de Tebas) un “rara avis” en la categoría de plata.

Entre semana empatamos frente a las Palmas. El equipo amarillo evoca recuerdos de goleadas, permanencias y ‘resurrecciones’ con el bigote inconfundible de un gallego de Portosín. Pero no toca hablar del pasado aquí.

 

Este episodio va a tener tintes fantasmagóricos, acorde con las fechas de “Halloween” en las que nos encontramos. Ya verán. Sólo falta el sintagma “tan señaladas” y tienen un toque ‘juancarlista’.

No hubo muchas ocasiones el miércoles en el estadio. Aún así fue un partido con alternativas, precioso en cuanto a intensidad, dinámico, digno de ver, de poder a poder.

Parece que las ‘meigas’ del fútbol, me leen. Desde que escribí el artículo de los héroes inesperados, ya son cuatro los que han aparecido para ayudar al Albacete: Álvaro Arroyo, Eddy Silvestre y Boyomo y Fran García. En el caso del villarrealense, también era su primer gol con el ‘Alba y como profesional’. Reto a ‘las meigas’ a que marque un gol Kecojevic. O que hagan un brebaje para que marque Ortuño. En mi opinión, y ya lo he dicho en Twitter lo que necesita el de Yecla es un coaching, un psicólogo o algo que le ayude a centrarse. A ver si le picamos.

Lo que también es de ‘meigas’ es el uso del VAR por parte del Comité de Árbitros de la Federación. Durante cinco minutos revisan, revisan y revisan dos jugadas que determinan el resultado, ambas interpretables; pero se saltan la ley no escrita en el mundo de fútbol “Si tienes dudas no pites; sea un penalti, sea fuera de juego, sea gol fantasma…”. Ambos goles, tanto el local, como el visitante valieron, pero hasta que termina la espera a alguien que sea de corazón sensible le puede dar un infarto.

No me gustó el planteamiento de López Garai tras el descanso. Entregó el balón a Las Palmas, y la UD, se dedicó a bombardear a centros al área. Tomeu se erigió en héroe. No importa cuando leas esto. Yo decía en la segunda parte en voz baja: “Estamos haciendo el gilipuertas, estamos haciendo el gilipuertas, estamos haciendo el gilipuertas».

La Santa Compaña es una leyenda gallega que según la tradición aparece cuando alguien se va a morir. Para librarte de ella tienes que poner los brazos en cruz y gritar “¡Jesucristo!” cuando van a por ti. Se lo recomiendo a los defensas del Albacete Balompié cada vez que vayan a defender un centro o pelotazo rival. A ver si así no nos pitan “Penaltis a lo VAR”.

El sábado fuimos a Cartagena. Una ciudad preciosa y que trae grandes recuerdos al albacetismo y fantasmas de conspiración para el resto. No sé si hubo corrupción o no: yo con lo que me quedo, es con los botes y abrazos que me dio mi padre en casa, viendo el fútbol aquel día de 2010, mientras yo preparaba un examen de Lengua y Literatura Castellana. Aprobé el examen y no fui a la repesca.

Fue en Cartagonova el sábado dónde otros dos jugadores ‘Diamanka’ nos demostraron lo que son capaces de hacer: Álex Gallar y Rubén Castro.

Rubén Castro es como el buen vino: mejora con la edad. E hizo lo que toda la vida lleva haciendo, marcar.

Y es que en Cartagena salimos dormidos desde el minuto 1. Todo lo bueno que habíamos visto en los partidos de la ‘era López Garai’ se fue por el sumidero. Como los zombies de ‘Thriller’ completamos unos 45 minutos desastrosos en los que Rubén Castro escribió otro capítulo de “La Ley del ex”. Una película que da más terror al albacetista que ‘Viernes 13’.

En Cartagena se vio la diferencia de tener un ‘9’ rematador serio, en vez de uno bregador. Y como futbolista quiero mucho a Zozulia pero hay cosas que caen por su propio peso como es la definición.

No deja de ser maravillosa la vida: un tipo que aquí en Albacete se bebía hasta el agua de los floreros (y a mi pueblo llegaban rumores) está a dos goles del tercer máximo goleador de la historia de Segunda. Mis respetos en el doble sentido.

Uno que merece felicitaciones es Liberto Beltrán. Marco un golazo y pudo haber metido otro, lo que habría cambiado el mapa para alguno que escribe en otros espacios de la red.

PD: Quiero dedicar esta “Esquina del Belmonte” a mi difunto padre. El sábado hubiese cumplido 64 años. Seguro que allí donde esté, le gustará saber que escribo y opino sobre el equipo ¡Gracias “Jefe” por hacerme albacetista! Seguro que tienes palco VIP en el trozo de cielo que cubre el Carlos Belmonte.

Y yo me despido de mi “esquina”, y la vuestra hasta la próxima semana.

You must be logged in to post a comment Login

Deja tu comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.