Capítulo 3: ‘Bienvenido Mr. Diamanka’

El periodista José Montoya nos trae otro capítulo de su ‘Esquina del Belmonte’ donde nos habla de la llegada del senagalés Pape Diamanka al conjunto albaceteño

Era el año 2014. ¿El día? 18 de Mayo. Se jugaba un Sestao – Albacete en Las Llanas. Un jugador senegalés llama la atención entre los jugadores verdinegros. Se llamaba Pape Maly Diamanka. Abarcaba mucho campo, era un peligro constante para los hombres de Luis César.

Estaba en el bar aquel día. Recuerdo que el comentario general de los presentes, incluso de los que no estaban viendo el encuentro, fue “¡Cómo juega “El Diamanka”! Incluso Mireia, mi novia de aquel entonces dijo: ¡Que bien juega, “El Diamanka”!

 

Minutos después nos metería un escuadrazo para hacer el tercero. Me di la vuelta, como si por hacerlo el Albacete fuese a jugar mejor. Perdí la fe en un gesto estúpido. Menos al que dos penaltis, transformados después nos hacían tener cierta ventaja.

Desde aquella eliminatoria, Pape me cautivó. Era como cuando vas a la misma discoteca que la chica que te gusta, pero la ves bailando con otro. Te quedas en un lado de la pista y suspiras “Ojalá estuvieras conmigo”. Créanme cuando cuento esto, la mayoría de las veces he sido el chico que suspira y se apoya en la pared.

Era como la escena de una película antigua: en la que el marinero se acerca a su colega y le dice “¿Has visto a esa chica? Algún día me casaré con ella” En el caso de Diamanka sería “¿Has visto a ese mediocentro? Algún día nos dará puntos”.

He de decir que últimamente en esta clase de ejemplos he sido el chico que baila con la chica. Un día me acerque a un chaval que no paraba de mirarnos. Suspiraba. Le dije “Hola, esta es mi novia”. “Yo era como tú, pero quien la sigue la consigue. No desesperes”

De vuelta a Diamanka: Cada vez que lo veía jugar con otro equipo era como el chico que suspiraba. Me parecía increíble que ni Garrido, ni Víctor Moreno, ni Nico Rodríguez lo fichasen en su día. Veía un partido suyo y cada día me enganchaba más.

Por eso cuando Mauro lo fichó dije “se ha cerrado un círculo y he vuelto a 2014”. Ayer con el debut vi cumplido un sueño.

En el minuto 58, Pape vio resarcidos sus fantasmas y por fin celebramos un gol tras el famoso de Maikel Mesa. ¡Yo no sabía ya lo que era celebrar un gol!. El último gol lo celebramos tras una webcam, mientras mi amigo Javi lo celebraba de rodillas y pegando puñetazos a la cama; cuál Youtuber tras quejarse de hándicap en el FIFA o PRO Evolution de turno.

Parafraseando al Ex-Presidente de Cataluña, Pascual Maragall, tras quejarse de la corrupción de CIU: “El Albacete tiene un problema. Y ese problema se llama Lucas Alcaraz” Un entrenador del que Javier Clemente estaría orgulloso. Cada siete días vemos un homenaje al fútbol defensivo… sin defensa. Para mí Alcaraz esta sentenciado desde el gol de Maikel Mesa.

Con cada nuevo entrenador que ocupa el banquillo, me viene a la mente la escena de “La Chaqueta Metálica” en dónde Robert Lee Ermey se presenta a los reclutas: “Sólo sois una cuadrilla de desgraciados, una panda de mierdas inmundas pasados por agua”. “Como soy muy duro sé que no voy a gustaros, pero cuánto peor os caiga mejor aprenderéis”. “Soy muy duro pero soy justo”. “Y mis órdenes son acabar con todos aquellos que no sean capaces de dar la talla en mi amado Alba”. «¿Me entendéis, capullos”?

Esperemos que no tengamos que recurrir al revulsivo del cambio de entrenador para remontar en la tabla. Me da a mí que va a durar lo mismo que Manolo Jiménez en la 96/97 como se debatió el viernes por la noche en Twitter Albacete.

El equipo sigue transmitiendo unas sensaciones pésimas. Se acrecientan más con el hecho de que el conjunto carbayón se quedó con diez desde el primer tiempo (y con nueve después. Lo que demuestra inoperancia en ataque).

Hay tiempo para hacer muchas cosas, pero la propiedad, la familia Kabchi o quien sea debe de darse cuenta de dónde está el problema.

PD: Me gustaría dedicar esta “Esquina del Belmonte” a un vecino de mi bloque, Victoriano, fallecido en su pueblo de Extremadura. Siempre creyó en que iba a llegar a esto del periodismo. Hasta siempre amigo. Por fin lo conseguí.

You must be logged in to post a comment Login

Deja tu comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.