La esquina del Belmonte: Capítulo 1, ¿Vale la pena?

En este verano, durante los paseos nocturnos, Cristina, una amiga me preguntaba lo siguiente: ¿Jose, de verdad vale la pena estar tan involucrado con la causa? ¿Con un equipo que no te dará nada más que disgustos y que si alguna vez te dará alguna alegría, la tendrás que celebrar como si fuera la última porque a saber cuándo se alinean los astros?

Y entonces le empecé a relatar los “Grandes momentos” que llevaba vividos con nuestro equipo (por enésima vez).

 

“… Y entonces a Echevarría lo echaron los accionistas, demostrando que un histórico del Albacete como Vicente Ferrer de La Rosa se había equivocado al apoyarle, defendiendo eso sí, intereses legítimos en mi opinión”.

Tras pensar unos segundos en la Historia, me miró y me dijo “Ya, pero ¿Valió la pena?” “Hombre volvimos a Segunda, y aunque el Alba apareció en los “Papeles de Panamá” puso los cimientos para la estabilidad institucional que hoy tiene el equipo”.

El partido de ayer fue uno de esos en los que me volví a preguntar a mí mismo sí “valía la pena”. Sentado en el ordenador volví a sufrir varios “Deja Vú” que evocaban a tiempos felices con el Belmonte casi lleno. Ortuño hizo de Zozulia en el partido contra el RCD Mallorca de hace un año y tres meses. Mientras los periódicos nacionales deportivos se centraban en una boda en la que nadie nos había invitado, pero que los protagonistas parecían de la familia, Zozulia estrellaba el balón en el palo y desvanecía las ilusiones de la Mancha de volver a Primera. Ayer ante la Ponfe, Ortuño apostó al doble o nada. Como Torrente en Marbella, a ambos la jugada le salió mal.

Los defensas fueron como los músicos del Titanic, cuando el barco todavía tenía remedio: intentaron achicar como pudieron, pero Yuri es uno de esos futbolistas que mejoran como el vino. Ya el año pasado comenzó a firmar el finiquito de Ramis en el Toralín.

Decía que en el gol de Igor Yuri de Souza, la defensa se había comportado como los músicos del Titanic. Jean Jules con su error directamente estrelló el barco contra el Iceberg. No culpo al chaval. Un poco de análisis frio: es un joven jugador, inexperto que desde que está entre nosotros ha sufrido dos cesiones (al UCAM Murcia y al Rayo Majadahonda) y está afrontado su primera experiencia en el fútbol profesional. Aunque yo pienso que debería de ficharse un jugador de ese mismo perfil.

Me pasa lo mismo con la delantera: espero que a Alcaraz le saque partido a Miguel Ángel, más allá de los minutos de la basura dónde se empieza a ambicionar resultados con el corazón, más que con la cabeza.

Nos espera un año de sufrimiento deportivo. Sólo espero que se acierte en los dos o tres fichajes que nos quedan por hacer en este mercado tan atípico para no tener que mostrar otra cara de incredulidad tras el gol de Manu Fuster en el Carranza.

Empecé este artículo con una pregunta que me hizo Cristina “¿Vale la pena tanto compromiso con la causa?” Evidentemente que sí. Es como la lucha de clases, las últimas temporadas del ‘Alba’ (salvo la 18/19), ha sido luchar contra todos, e incluso más importante y difícil; luchar contra ti mismo

Y aquí termina mi primera aportación desde “La Esquina del Belmonte”. Mi esquina, vuestra esquina. En definitiva, la que es patrimonio de todos vosotros que pasáis por ella cada quince días.

PD: Cristina, sí vale la pena. El Alba es un club especial hasta perdiendo, como ayer. No lo puedes entender.

You must be logged in to post a comment Login

Deja tu comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.