Acuña: «Nunca lo había pensado pero me gustaría acabar mi carrera en el Albacete»

Javier Acuña vive la nueva normalidad con el Albacete Balompié con la mejor de las sonrisas. El delantero paraguayo cree que a pesar de las novedades y restricciones en los entrenamientos la vuelta a la práctica del deporte ha sido positiva, «ha sido buena la vuelta, un poco raro por la manera que tenemos de entrenar ahora. Hay que adaptarnos a lo que nos está tocando ahora amismo».

No ha costado mucho retomar los entrenamientos puesto que desde que se aprobó el Estado de alarma, los jugadores del Albacete Balompié se han ejercitado en casa y han sido supervisados por Alberto Piernas, «veníamos entrenando en casa, se nos ha hecho fácil volver a entrenar. La vuelta al entrenamiento está siendo más llevadera y esperemos que se note en el campo».

 

Esta puesta a punto se centra más en coger el tono físico de cara al maratón de partidos que se avecinan entre junio y julio. Así lo expresaba el ‘Toro’ Acuña, «se centra en lo físico. También en estar mejor con el balón, hacernos amigos con él porque llevábamos sin tocarlo tiempo. Intentamos agarrar lo físico poco a poco, intentar que no haya lesiones y que nos vayamos acostumbrando al campo y al balón».

Se asemejarán mucho estas semanas a las de una pretemporada normal, con la única salvedad de que no se imprimirá tanta carga en el trabajo para evitar el riesgo de lesiones, «la única diferencia que puede haber es que no puedes meter tanta intensidad como en una pretemporada normal porque puede haber muchas lesiones. Sabiendo que vamos a jugar un partido cada tres días no puedes meterle ahora tanta caña. Aparte de eso se asimila bastante».

Uno de los puntos fuertes de Javier Acuña siempre ha sido su imponente físico. Tras los dos meses de pausa, el atacante del Albacete cree que le vendrá bien este periodo de adaptación para coger un buen punto físico, «he vuelto bastante mejor de lo que me esperaba. A principio de la temporada no pude hacer una buena pretemporada, ahora hacer esta mini pretemporada me viene bastante bien para coger ritmo y físico».

Nunca antes confiesa el paraguayo había estado tanto tiempo sin tener contacto con el balón. Normalmente las vacaciones no duran tanto como este parón por la crisis del Coronavirus, «las sensaciones son muy buenas. Después de casi dos meses sin poder tocar balón. Cuando acaba una temporada estamos un mes sin jugar, pero aún así juegas con amigos o en la playa. Este año en dos meses no hemos tocado nada. Tocar balón otra vez es una alegría enorme y lo disfrutamos como niños». A pesar del parón y todo lo que rodeará al fútbol durante un tiempo confiesa que «hay mucha ganas de volver a jugar y competir. Será raro, pero hay ganas».

Destacaba Acuña que una de las cosas que más raro se le hace es no poder compartir vestuario con sus compañeros, una convivencia que afecta al grupo, y más cuando en este Albacete Balompié todo era buena sintonía, «lo más raro es no poder compartir con los compañeros en el vestuario, no poder hacer bromas, poner música, bailar… Todo eso es un poco raro».

Al igual que su compañero Manu Fuster y el míster Lucas Alcaraz, Acuña también coincide con que menos de seis semanas sería arriesgado para la salud de los futbolistas, «he escuchado a otros jugadores que están acostumbrados a jugar entre semana y dicen que si estuviésemos una o dos semanas más no estaría mal para evitar el riesgo de lesiones. Estoy de acuerdo con eso».

En apenas algo más de un mes tocará volver a los terrenos de juego, viajes y enfrentarse a rivales y compañeros de trabajo. Una situación que podría provocar algo de incertidumbre en los futbolistas, pero que para Acuña, si todo se hace bien no debería dar problemas, «no tengo miedo, la gente le tenemos respeto porque ha hecho mucho daño en muchos países. Si las cosas se hacen bien no habrá ningún problema».

Fútbol como vía de escape. Eso es lo que parece tener claro Acuña a la hora de contestar sobre si tienen dudas en que se volverá a jugar en cinco semanas, «no hay dudas. Está bastante bien para que la gente que esté en casa pueda olvidarse un rato del COVID. Meter la cabeza en otras cosas viene bastante bien».

Una de las novedades es que se jugará sin público, algo raro para el delantero sudamericano, pero a lo que tendrán que acostumbrarse, porque parece que las gradas vacías han llegado para quedarse por ahora, «si se espera para una vacuna no empezaríamos este año a jugar la competición. Será raro pero tenemos que concienciarnos de que será así. Hasta 2021 creo que se seguirá jugando sin público. Es complicado y tenemos que mentalizarnos. Es una pena porque no estamos acostumbrados y lo siento por el público que quiere apoyar a su equipo».

Otra novedad en la ‘nueva normalidad’ será el no poder festejar los tantos junto a los compañeros, algo para lo que seguro Acuña ya tiene el remedio en mente, «va a ser un poco raro, habrá que inventarse algún festejo a lo mejor. En Corea vi festejos donde no se chocaban las manos, habrá que inventar nuevos».

Ya por último, el jugador contestaba a la pregunta sobre qué tiene Albacete que no tengan otros equipos donde ha jugado anteriormente y el delantero sorprendía con un deseo futuro, «aquí llevo varias temporadas y no me había pasado en muchos equipos. He sentido desde un principio que la gente me ha dado mucho cariño y me ha apoyado. Cuando he estado en otros equipos era más joven, vivía con mis padres y ahora en Albacete estoy con mi mujer y mi niña. Mi familia está súper feliz aquí, yo también muy contento. Nunca lo he pensado pero me gustaría poder acabar mi carrera aquí».

You must be logged in to post a comment Login

Deja tu comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.