Un 2019 que pudo pasar a la historia, arrancando con sonrisas y terminando con lágrimas

El balance del año para el Albacete debe ser positivo por muchas razones. El equipo devolvió la ilusión por el fútbol a una afición y ciudad que las últimas campañas había sufrido mucho. Se luchó hasta la extenuación por una ascenso a Primera que era un sueño y cayó como más duele, cerca de la orilla. Tras muchísimos cambios, las comparaciones son inevitables, pero todo es diferente. Los de Ramis han cerrado el año en una mala dinámica de juego y resultados, sobre todo por las últimas derrotas en casa

Se acaba 2019 y un año más es momento de sentarse, pensar en los logros y decepciones que deja el año, poner todo en una coctelera y hacer balance. Lo cierto es que el Albacete Balompié tampoco ha tenido fracasos en sí, pues simplemente alcanzar el play off fue un sueño maravilloso y no conseguir el ascenso podría tildarse como un duro golpe, pero nunca un fiasco.

Y la lástima es que un año que pudo pasar a la historia, si se hubiera conseguido el ascenso, se quedará en eso. Un simple gran recuerdo de lo que pudo ser y no fue. Una temporada en la que el equipo estuvo en lo más alto prácticamente desde el inicio y sólo faltó un poco de gasolina al final.

Las comparaciones con esta temporada son inevitables. Veníamos de algo mágico, nos acostumbramos a lo bueno rápido y a la par olvidamos lo ocurrido en campañas anteriores. Pero la plantilla es completamente diferente, el estilo de juego también y no hay que olvidarse que el objetivo es el mismo, llegar a 50 puntos y conseguir la salvación.

La temporada pasada o la mitad de 2019 fue maravillosa, devolvió la ilusión a una ciudad y afición que necesitaban esa inyección. La segunda parte de 2019 no se puede calificar de decepción si miramos la tabla, el Alba se ha marchado al descanso invernal con 27 puntos, a seis del descenso y a cinco del play off. Teniendo en cuenta que quedan los del partido aplazado frente al Rayo, existe la opción de quedarse en esos 27, sumar uno con el empate o finalizar con 30 si logra ganar en Vallecas en los 45 minutos restantes.

Pero también es cierto que el juego no está siendo nada bueno, y en los últimos 7 partidos del año sólo se ganó en Zaragoza. Se empató con Extremadura y en Ponferrada. Mientras que Lugo, Mirandés y Elche fueron capaces de derrotar a los de Ramis en un Belmonte que ha terminado muy desilusionado con los suyos. Ahora toca reaccionar y que esas lágrimas se transformen de nuevo en aplausos.

El sueño del ascenso se escapó contra el Mallorca

2019 arrancaba con el Albacete finalizando la primera vuelta antes de llegar a mitad de enero. Los de Luis Miguel Ramis habían sumado 39 puntos, una cifra de locura que les permitía ser terceros empatados con Málaga y a 1 del Granada que en ese momento lideraba la tabla. El objetivo de los 50 no parecía peligrar y todo lo que vino después fue un sueño cumplido.

En el mercado de invierno el Getafe recuperaba a un Olivera que era una de las sensaciones en el lateral zurdo y Jon Erice se marchaba a EEUU. Eran dos fijos para Ramis. Fue un golpe duro, ya que el equipo quedaba algo debilitado, sobre todo por el costado zurdo , a pesar de que el rendimiento de Fran García fue bueno.

Llegaban Álvaro Peña, Dani Torres, Borja Herrera, Ballou y Muntari. Lo cierto es que Torres se acopló pronto y bien al equipo y suplió con muchas garantías la baja de Erice. El cafetero, cedido por el Alavés, realizaba una gran segunda vuelta con el Alba. Del resto de fichajes, solo Peña tuvo algo más de participación, pero no terminó de convencer a Ramis para ganarse la titularidad.

El Alba, a pesar de enfrentarse a rivales con mucho más presupuesto, no perdió la cara en la segunda parte de la competición y lograba 32 puntos más que le acabaron dejando cuarto con 71. El posible ascenso directo se perdió en las últimas jornadas del campeonato, sobre todo en la 39 en la que los blancos recibían en el Belmonte al Granada que era segundo con tres puntos sobre el Alba. El conjunto nazarí se impuso por la mínima, de manera injusta, y ahí se escapó la opción de subir sin promocionar.

El play off de ascenso en ese momento supo a poco, pero no había que quitarle el valor que tenía. Finalmente el Albacete acabó cuarto y en el cruce esperaba un Mallorca que fue quinto y llegaba en una dinámica ascendente y muy positiva.

A pesar del agotamiento físico y de los problemas que algunos jugadores sufrían por el desgaste, se luchó por el sueño hasta la extenuación. En Mallorca el Alba no hizo buen partido, pero tampoco mereció perder por 2-0. Sufrió un par de penaltis a favor que no fueron señalados, y un ex como Dani Rodríguez puso la puntilla del segundo gol cerca del final.

Tocaba remontar en un Belmonte que creyó en los suyos hasta el último suspiro. Una afición y una ciudad que se volcaron y que estuvieron muy cerca de llevar en volandas a un equipo que tal vez llegó algo falto de fuerzas al final. Bela con un golazo de falta al cuarto de hora invitó a creer. Posteriormente no llegó ese segundo gol que hubiera forzado la prórroga.

El fútbol no fue justo con un equipo que merecía ser recordado por el ascenso. Con un equipo histórico, pero que no deja grabado en la historia el que pudo ser tercer ascenso a Primera. Las lágrimas sobre el césped y en la grada eran inevitables, pero hay una imagen difícil del olvidar. La que ilustra este artículo, con el equipo abrazado en el centro del campo y el Belmonte ovacionando a un conjunto que lo merecía. Así acabó la campaña anterior y los primeros 6 meses de 2019.

Muchos cambios que han dado paso a una temporada irregular

Tras la campaña inolvidable, las peores noticias llegaron con la marcha de los muchos futbolistas cedidos y de otros que fueron claves y no quisieron continuar. Tejero, Febas, Eugeni y Dani Torres volvían a sus respectivos equipos. Gentiletti o Bela, no quisieron renovar. El argentino se marchaba dejando un gran sabor de boca. El francés, que fue el pichichi e hizo un temporadón de escándalo, se puso en rebeldía, pidió la carta de libertad y hasta hace unos meses su situación no ha terminado de solucionarse. Una auténtica pena, ya que tuvo que salir por la puerta de atrás y no por la grande como merecía por su rendimiento durante la campaña pasada.

Ramis perdía a una parte importante de su bloque. Además, no quiso contar con futbolistas como Peña y Ortuño que salieron cedidos. Muchos de Los jugadores señalados anteriormente eran titulares indiscutibles y reponerse no está resultando sencillo.

El Albacete ha realizado muchísimos cambios de una campaña a otra, en verano llegaban: Brazao, Dani Ojeda, Álvaro Jiménez, Silvestre, Olabe, Karim, Kecojevic, Alberto Benito, Manu Fuster, Capezzi o Pedro Sánchez.

El equipo juega a algo completamente diferente, o al menos esa es la sensación, ya que de un equipo muy ofensivo, vertical, goleador y con un juego divertido la temporada pasada; se ha pasado a un fútbol aburrido, defensivo, de mucha lucha y pocos goles. El Alba sólo ha marcado 14 tantos en 21 partidos, pero ha logrado 8 victorias por 1-0 o 0-1.

El final de 2019 ha sido decepcionante, con tres derrotas y un empate en casa en los últimos cuatro partidos, y sin ganar desde mitad de noviembre cuando se asaltó La Romareda en el descuento con un gol de Silvestre, tras parar un penalti Tomeu cerca del final y salvarse de milagro de caer goleado.

Esas lágrimas del final de 2019 toca cambiarlas por aplausos en 2020. De momento los de Ramis optan a todo, ya que el descenso está a seis, pero el play off a cinco puntos. Por juego el optimismo se está perdiendo y los espectadores en el Belmonte van en descenso. La ilusión debe volver en forma de fichajes o victorias y esperemos que sea cuanto antes. Tal vez 2020 si que pase a la historia, y esperamos y deseamos que sea por una alegría y no en forma de decepción.

Por cierto, por lo que sí que pasará a la historia del Albacete y del fútbol 2019, será por ser la primera vez que un partido se suspende por insultos a un futbolista. Ocurría hace unas semanas en Vallecas y esperemos que no vuelva a suceder.

 

 

You must be logged in to post a comment Login

Deja tu comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.