Nico Gorosito empieza a tocar balón y pronto estará con el grupo

El central argentino se entrena al margen del grupo junto al readaptador Alberto Piernas. Néstor Susaeta también lo hace para recuperarse de unas molestias musculares

El central argentino del Albacete Balompié Nicolás Ezequiel Gorosito, ya ve la luz al final del túnel. Tras otra operación más en su dedo del pie izquierdo, el defensor del Albacete comienza a saltar al césped, tocar balón y muy pronto podría volver a entrenarse junto al resto de sus compañeros para, de una vez por todas, estar a disposición de Luis Miguel Ramis.

Podría convertirse, de ser así, en uno de los refuerzos invernales de este Albacete Balompié, aunque él mismo negaba querer convertirse en eso, «no quiero ser el fichaje de invierno. Quiero ser el jugador que necesito ser. Quiero aportar todo lo que pueda ayudar al equipo. Me encantaría poder estar en el campo con el equipo, en los entrenamientos y los partidos. Solo pienso en eso, volver y estar bien, que el dedo y mi cabeza vayan por el mismo camino. Necesito sentirme otra vez jugador».

 

Parece, como comentábamos al inicio que el jugador está cerca de dejar olvidada su lesión que tantos quebraderos de cabeza le ha dado, tras varias operaciones, parece que ahora, por fin, podrá volver a sentirse futbolista de nuevo, «por fin hemos dado con la tecla. Te pones a pensar muchas cosas porque podría haberlo hecho mucho antes y no pasar todo este tiempo con tantos dolores. No se lo recomiendo a nadie porque es una situación muy triste para cualquier jugador. Pensaba que con el tiempo se me iba a ir e iba a estar bien. En los entrenamientos no puedes regular, tienes que aguantar y si te duele mucho salir. Lo aguanté y cuando no te sientes cómodo, no puedes jugar y la cabeza tampoco te deja. Soy de cabeza dura y quería seguir jugando, forcé y fue lo peor que hice. Yo quería ayudar y estando así uno no ayuda. Ahora estoy volviendo a entrenar al margen todavía, pero en estos días me voy a sumar al equipo y si todo va bien, aumentar la intensidad de cargas».

Momentos duros los que ha pasado el de Santa Fe con la lesión. El año pasado incluso llegamos a escucharle declarar que había pensado en amputarse el dedo. Unos momentos que, con la vuelta a los entrenamientos, pretende olvidar, «todos los días salía a entrenar y todas las mañanas me despertaba con dolores. Todos esos días y molestias las pasaba en casa, con mi familia. Todo me pasó por la cabeza, amputarme el dedo incluso. No tenía ganas de jugar a la pelota. Es peor que una rodilla o un tobillo. Llega un momento que te llegas a agobiar, pero soy optimista y de mentalidad fuerte y espero que esa molestia se vaya alejando de mí. Llevaba año y medio así, y ahora necesito meterle más caña al dedo entrenando cada vez más fuerte. Eso pasó y ahora toca pensar en adelante para que vaya todo bien».

Además, el jugador del Albacete Balompié también declaró que ve al equipo con un gran margen de mejora para esta segunda vuelta, y que a poco que lo haga, volverán a estar compitiendo en los puestos altos de la tabla, «el equipo tiene un margen de mejora grandísimo. El material que hay dentro del vestuario tiene mucha calidad. Hay jugadores que tienen muchas condiciones y que le van a dar cara a cualquier equipo jueguen donde jueguen. Fuera de casa nos está yendo mejor que de local. Lo del año pasado fue todo de color de rosa, hay que estar con la cabeza puesta en el presente y este equipo tiene margen de mejora grandísimo. Falta algún retoque que en cualquier momento va a llegar, los goles, no encajar, estar fuerte en casa… El equipo trabaja fuerte cada día y eso se tiene que ver en los partidos domingo tras domingo. Si empezamos bien este 2020 creo que vamos a estar, de nuevo peleando ahí arriba».

You must be logged in to post a comment Login

Deja tu comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.