BannerMarmolesSimonOK
Aúpa Alba

Capítulo 15: ‘Nanas para Lucia’

Anticipa el invierno

otro noviembre

sacando sus cuchillos

en Albacete.

Un hombre espera

conocer a su hija

horas eternas.

 

Al cabo de unas horas

todo termina.

Entre llantos y sangre

llega la vida.

Tomeu Nadal

toca el cielo en el cuarto

de un hospital.

 

Tomeu mira a la niña

entre sus brazos,

se pregunta si debe

ir al trabajo.

La portería,

qué país tan ingrato

sin su Lucía.

 

Sale del paritorio,

coge los guantes.

No ha probado bocado,

no tiene hambre.

Llega al Belmonte,

“No te preocupes, míster,

todo está en orden.”

 

Los noventa minutos

se hacen eternos.

La grada languidece

de aburrimiento

y Tomeu piensa

en los vuelcos inciertos

de su carrera.

 

La vida del portero

es solitaria,

centinela del mundo

desde su área.

Tan vulnerable

al capricho del juego

y sus detalles.

 

A su llegada era

casi un don nadie,

hoy algunos querrían

darle una calle.

Más de tres años

sosteniendo al equipo

entre sus manos.

 

Es la gloria del fútbol

flor de dos días.

Cuando abandone Tomeu

su portería,

la vida sigue.

Los recuerdos se empañan,

luego se extinguen.

 

Quedará en el viento

rumor de un nombre

cuando el ídolo sea

ya sólo un hombre,

sólo un padre

y Lucía su triunfo

más importante.

 

En el minuto ochenta,

Cristian Herrera

centra y López engancha

una volea

inalcanzable,

incluso para el vuelo

del joven padre.

 

En la melancolía

de las derrotas

también nace la vida

gotita a gota;

y, aunque sin puntos,

ya vino la pequeña

Lucía al mundo.

 

Un partido cualquiera

es olvidado,

nos derrotó el Lugo

sin intentarlo,

y vuelta a casa,

cabizbajos de hastío

por tanta nada.

You must be logged in to post a comment Login

Deja tu comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.