BannerMarmolesSimonOK
Aúpa Alba

Carta al director de D. Ángel Galdón Rodríguez

Si algo demuestra que ésta es una de las edades de oro de las letras albacetistas lo demuestra la existencia, no ya la enorme variedad de personas contribuyendo semanalmente al análisis pre, intra y post partido, sino la aparición de corrientes y estilos propios. Pero en esta florida jungla de gente con el suficiente tiempo como plasmar en texto sus sentires sobre el Queso Mecánico, Michel Barba destaca como el favorito en las redes sociales. A rebufo de él vamos más de media docena, algunos periodistas, otros cuñados, que esperamos ansiosos su Medinaceli Blues para vernos reflejados en él sin necesidad de calzador ni disfraz.

Sin embargo, la fauna albacetista alberga otras especies: los analíticos búhos, los impetuosos felinos, los laboriosos roedores; y ninguna de éstas ha logrado el cariño tan unánime de la columna que Aúpa Alba tiene el privilegio de publicar. El único objetivo de estas líneas es diseccionaros los motivos por los que, de forma intencionada o no, Míchel Barba es en 2019 el indiscutible mejor escritor con el que cuenta el castigado albacetismo.

 

I

MB siempre nos regala una deliciosa base cultural. Ésta viene siempre a cuento y se manifiesta tanto desde nuestra querida cultura de masas como la más íntima vivencia personal. Es decir, que lo mismo te compara un partido con el Age of Empires II que te habla de una panadería Cristina de barrio que le recuerda a un Albacete-Navalcarnero.

II

No se folla a sí mismo con su propia pedantería. Suele ser difícil evitar hacer gorrinerías cuando tu cerebro es tan grande que te llega a la pita. El de MB le llega y, sin embargo, en lugar de onanismo cultural, lo utiliza como escudo físico para defenderse de los continuos puñetazos que el Carlos Belmonte le propina. A mí no se me había ocurrido darle ese uso. Sin duda MB vió muchos programas de No te rías que es peor, donde daban ingeniosos usos a cacharros al tuntún.

III

No es literariamente pretencioso. Hay dos tipos de literatura que convierten al joven pepito en un viejo pedante de Farias y coñac: el realismo y el periodismo taurino. Y son delicioso el farias, el coñac, el realismo, y con el periodismo taurino no entro porque no es asunto mío. El caso es que sí es fácil si se mueve uno entre estos cuatro puntos cardinales caer en el texto pretencioso donde el escritor se rebaja a contarles a los embrutecidos lectores comparaciones y parábolas que difícilmente entiendan. En estos foros da la sensación de ir a una misa de pueblo donde el viejo y cansado párroco en realidad se está contando a sí mismo el Evangelio, sin ningún interés en si el mensaje realmente está llegando a la audiencia o no.

IV

Los artículos de MB son universales porque en realidad se escribe a sí mismo. Ésa es realmente la razón principal por la que decenas de mendas nos engachamos hace tiempo a su Medinaceli Blues. ¿Ha notado alguien la coincidencia de iniciales?. Abandona toda misión universalista haciéndose cartas para él, e irónicamente lo que consigue es que todos nos veamos reflejados en él.

No niegan estas líneas la existencia de otras grandes plumas en Albacete. Llevo mucho tiempo insistiendo en el hecho de que contamos con un fornido grupo de espartanos, desde los clásicos como Carrizo, Castelo y Royo hasta los más jóvenes Sevilla, Villena o López. Lo que es justo es agradecerles a todos ellos el analgésico que nos hace nuestro albacetismo más llevadero.

Dr. Ángel Galdón Rodríguez

You must be logged in to post a comment Login

Deja tu comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.