BannerMarmolesSimonOK
Aúpa Alba

Figueroa Vázquez, va por usted

Este artículo tendría que tratar del Alba exclusivamente, de su partido ante un histórico como Osasuna, que sin duda peleará una temporada más por el ascenso y a los que fuimos capaces de mirar de tú a tú noventa minutos. Pero este artículo no va a ir por ahí, este artículo va a ser simplemente uno más.

Digo que será uno más porque para él será simplemente eso, uno más. He de suponer que los guardará en casa, los colgará en un marco (bastante grande) o simplemente tendrá una habitación exclusivamente para todos ellos.

 

Me refiero a todos ellos porque allá por donde va le dedican un artículo, el año pasado sin ir más lejos yo le comparaba con “Los Hermanos Dalton”, pero es que este año ha superado absolutamente toda comparación posible.

Si el año pasado dije que lo más redondo que había visto era una ventana, este año ha cogido esa ventana y la ha tapiado. No se puede tener una peor interpretación del juego, es imposible.

Nada más y nada menos que cuarenta y una faltas se pitaron en la tarde del sábado. Mientras que el Carlos Belmonte veía un Albacete-Osasuna, él imaginó una recreación de la “Guerra de Troya”, mientras la gente en casa veía el fútbol, él debió ver la “Batalla de las Termópilas”, no veía jugadores, veía espartanos.

Cuando uno mira las estadísticas y ve cuarenta y una faltas, diez amarillas y dos rojas, lo siguiente que pregunta es que cuántos heridos hubo.

Quedó demostrado el año pasado la chulería, osadía y prepotencia en su acción con Saveljich y no desaprovechó su gran oportunidad con Zozulia y Arroyo.

La acción de Zozulia no es ni por asomo falta y ni muchísimo menos tarjeta. La segunda tarjeta de Arroyo, siendo el capitán y por una protesta es de tener un afán de protagonismo y provocación que no cabes en el estadio.

Es absolutamente inexplicable que Brandon no fuera expulsado en la segunda parte cuando cortó una contra de Acuña llevando ya una amarilla. Fíjense si el despropósito fue tal, que, con todos los cambios realizados, las pérdidas de tiempo que ocasionan todas las faltas pitadas, más las protestas por las expulsiones, únicamente se descontaron tres minutos de añadido.

La tarde del sábado para nosotros no fue una más, teníamos la ilusión de ganar a un gran equipo y conseguir una nueva victoria en casa. Sin duda que no fue por el arbitraje por lo que se empató, pero no vamos a decir que no nos lo puso en chino para lograr un punto.

Basta ya de poner la otra mejilla y de permitir que gente así estropee, amargue y reviente una tarde de fútbol.

Ponga esta crítica en su colección a la espera de una nueva, que no tardará en llegar, pero por favor, no vuelva más.

Artículo realizado por León Morata Ydáñez (@09lmy)

You must be logged in to post a comment Login

Deja tu comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.