BannerMarmolesSimonOK
Aúpa Alba

En noviembre llegó la primavera

“Nada es seguro y todo es posible” diría V de Vendetta un 5 de noviembre como hoy de este Albacete.

Llega noviembre, llegan los primeros fríos, tiempo de ponerse abrigo y chaqueta, además de la camiseta, pero lo cierto es que en el Carlos Belmonte corre la brisa, una brisa primaveral.

 

Volvió “La Bruja” al Belmonte y nos devolvió la magia de las primeras jornadas. Rápida circulación de balón, profundidad en ataque y consistencia defensiva, falta hacía.

Gentiletti se hizo esperar, pero visto lo visto, la espera ha merecido la pena. Jerarquía, veteranía y un plus de solidez atrás. En cuanto esté al cien por cien, puede tener un papel fundamental en este Alba.

Poco o nada pudo hacer el Nàstic. Desde el inicio el equipo de Ramis cogió el balón, recuperaba tras perdida con un Erice imperial y atacaba con dos cañones que reventaban jugada tras jugada a la defensa de cinco de Martín.

Partido completo, muy completo. La primera parte fue para enmarcar, 3 o 4 goles pudieron caer y en la segunda otros dos o tres. Desdibujado el equipo de Enrique y sin parecerse ni por asomo a un equipo suyo, sin intensidad, con errores individuales, de concentración y un esquema absolutamente ineficaz, que el Alba reventó desde el pitido inicial.

La mejoría de Ortuño, evidente. El viernes dejo de ser el únicamente el nueve que te genera en el área para dar otro pasito más, bajar al medio, irse en velocidad de los rivales y llegar a posición de remate con superioridad, está fresco y se le nota.

De “Zozu” como siempre habría que escribir una nota aparte; batalla como gladiador, pica como una abeja y ataca como un demonio. A los árbitros no les debe caer demasiado bien claro está, debiendo haber implementado una nueva norma en la que se prohíbe expulsar a todo aquel que le toque, hasta que no haya puñalada, balazo o le claven una estaca en el pecho. Sino es así, que alguien me explique cómo no pudieron ver la primera falta del central, seguida de otra de Becerra cuando lo tenía todo para marcar, absolutamente inexplicable, una jornada más.

Yo no sé dónde llegaremos, sólo quiero llegar ya a cincuenta, mal camino no llevamos. Ir al campo ilusionado, sentarte y disfrutar, hacía tiempo que no pasaba. Da gusto ir a la guerra con armas, da gusto estar en primavera.

Artículo realizado por León Morata Ydáñez (@09lmy)

You must be logged in to post a comment Login

Deja tu comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.