BannerMarmolesSimonOK
Aúpa Alba

Debut de pesadilla para el División de Honor (5-0)

Los de Sergio Campos arrancaron la temporada recibiendo una goleada ante el Ciudad de Cuenca en La Beneficencia. Un mal sueño que toca borrar desde ya y pasar página cuanto antes. Los locales fueron justos vencedores, con un Karim Kone exultante con un ‘póker’

Había muchas ganas de comenzar la temporada en la Liga Juvenil División de Honor, pero el inicio se ha convertido en una pesadilla para el Albacete Balompié. Los blancos visitaban al recién ascendido Ciudad de Cuenca y se han marchado de La Beneficencia con un palo muy duro. El 5-0 del electrónico tal vez sea demasiado abultado, pero deja claro que el Ciudad de Cuenca fue superior y tuvo mucha pólvora.

En la tarde del sábado ha destacado un futbolista por encima del resto, el local Karim Koné. Los conquenses tenían claro si estaban bien tácticamente y buscaban la espalda de la defensa del Alba con balones largos a su delantero podrían encontrar petróleo. Así fue durante los 90 minutos, y Koné hizo 4 goles demostrando potencia y una gran definición.

Y eso que el Alba no saltaba mal al césped, pues a los 8 minutos en un balón al espacio para Víctor, el ’10’ del Albacete se plantaba en un mano a mano con el guardameta local, pero Raúl mandaba a córner con una buena intervención.

Comenzó el festival Koné

Cuando parecía que los de Sergio Campos tenían el control en los primeros minutos, el Ciudad de Cuenca se adelantaba antes del cuarto de hora. Contra rapidísima por la derecha, centro al corazón del área y por allí aparece el delantero para rematar a la red de primeras. Era el 1-0 y se desataba la locura en la parroquia conquense.

El gol sentaba mejor a los de Ángulo que desde ese momento dominaban con cierta comodidad. El Ciudad de Cuenca demostró estar muy bien adaptado a su estadio y tácticamente su partido fue de ’10’. Se mantenían las líneas, se defendían bien de las contras del Albacete y salían con balones largos para Koné.

El choque tuvo unos minutos de ir de una portería a otra. Primero los conquenses daban un aviso que bien pudo ser el segundo gol. La defensa del Alba sacaba en la línea.

Respondían los blancos con una doble ocasión. Primero de Víctor que caía a la izquierda, recortaba para el centro y su disparo al palo corto fue rechazado a saque de esquina. En el córner, Toni Cuenca ponía al punto de penalti y entre una nube de jugadores, un futbolista del Albacete sacaba un cabezazo que se marchaba al larguero.

Los de Campos necesitaban el descanso para tomar aire y volver con ideas nuevas. Con el tiempo prácticamente cumplido, el Ciudad de Cuenca ponía el 2-0. Andrei controla en su campo, pone en largo con el exterior a la espalda de la defensa del Alba y Koné se marcha en solitario para superar por bajo a Agus. Jarro de agua fría y gol psicológico que hacía mucho daño.

No hubo reacción posible

El Albacete saltó al segundo periodo con tres cambios realizados. Gonzalo, Nacho y Jaime entraban de inicio, pero si la primera parte acababa con gol, la segunda se iniciaba con el 3-0. No habían pasado ni 10 minutos y el Ciudad de Cuenca repetía la misma fórmula para hacer daño. Pelotazo a la espalda de la defensa blanca y Borja se plantaba sólo para superar a Agus con una bonita vaselina.

En ese momento todas las esperanzas de remontada se marchaban, eso sí, los albaceteños no tiraron la toalla e intentaron luchar con más corazón que cabeza. Los de Ángulo jugaban cómodos, con un marcador abultado a su favor y concedían muy poco a un Alba que no llegaba con claridad para tirar entre los tres palos.

Los minutos fueron pasando y con las cambios de los locales el partido se fue durmiendo. Hasta que llegaba el tramo final. Con el 90 prácticamente cumplido, Koné daba un nuevo zarpazo en una jugada parecida a las anteriores. El delantero recibía al espacio entrando por la derecha. La defensa del Albacete pidió fuera de juego. El colegiado no señalaba nada, Koné pisaba área y resolvía ate Agus por el palo corto poniendo el 4-0.

Tal vez el marcador estaba siendo demasiado abultado para un Albacete que no estuvo nada bien. Con los blancos pidiendo la hora y la grada celebrando la goleada, la defensa de nuevo se dormía y los de Cuenca lo supieron aprovechar. Era el minuto 94, en un pelotazo que parecía que saldría por línea de fondo, un extremo local no lo daba por perdido. Llegaba para centrar y Koné en estado de gracia hacía el 5-0 y su ‘póker’ de goles.

Durante la celebración el colegiado señalaba el final para una pesadilla del Albacete Balompié. En cambio su rival vivía un sueño. Queda mucho por delante, es la primera jornada y las conclusiones no serían nada buenas. Lo mejor es pasar página, intentar borrar la mala imagen puliendo errores y pensar en la siguiente jornada.

 

You must be logged in to post a comment Login

Deja tu comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.