Respecto a la ida: Albacete 2 – 2 Sporting

El Albacete, que seguía en una buena dinámica tras seis partidos sin perder, tuvo el partido en su mano. El Sporting, entrenado en aquel momento por Paco Herrera, no llegaba con las mejores sensaciones, pero si con su goleador Michael Santos que revolucionaría el partido

Salió el Albacete mandón en el partido, el cual se disputó a finales de noviembre. Los acercamientos eran de los de Enrique Martín, que con disparos lejanos de Bela y Bíttolo, y con otra de Dani que no llegó a cazar en el área, apunto estuvieron de poner el primero de la tarde. Y como se dice en estos casos, tanto iba el cántaro a la fuente, que al final Román Zozulia adelantó a los manchegos con un testarazo a centro de Arroyo ante el que nada pudo hacer Diego Mariño. También decir que Pablo Pérez la tuvo para el Sporting antes del descanso, pero no llegaría a golpear bien al balón.

Y tras unos muy buenos cuarenta y cinco minutos, el Alba volvía a salir con ganas de matar el partido cuanto antes. Se lo pusieron fácil los defensores asturianos, ya que en una presión de los atacantes manchegos robaron el balón por medio de Bela, que pasaba para Zozulia, y éste, a la media vuelta, disparaba fuera rozando el palo.

Entonces fue cuando Paco Herrera, viendo que el partido se le iba, dio entrada a su mejor delantero, Michael Santos, que antes de anotar su doblete, tenía una ocasión para empatar el partido, pero Tomeu la despejaría. Pero a la siguiente no perdonaría el uruguayo, que remataba de cabeza un buen centro de Rubén García. Y no se quedaría ahí la cosa, primero hubo un penalti sobre Zozulia, que para muchos si fue, pero para el árbitro no. Y segundo, la remontada del Sporting tras un nuevo gol de Santos, que primeramente Tomeu despejaba, pero el rechace le volvería a caer al uruguayo para hacer el uno a dos.

El Belmonte no se lo podía creer. Después de un partido donde habías sido dominador claro, y encima tuviste las ocasiones para matarlo, te encontrabas con un uno a dos en contra y con la mente tocada. Pero este Albacete estaba hecho de otra pasta y sacó la fuerza suficiente para por lo menos empatar el partido, fue a balón parado y rematado de cabeza por Gaffoor que volvía a poner las tablas en el marcador.

Y el fútbol tiene cosas que cuanto menos son curiosas, el Albacete, que venía del palo de la remontada, aún tuvo la opción de ganar el partido, pero en este caso Mariano Bíttolo disparó de forma suave y floja a Mariño que no tuvo problemas para atrapar el esférico. Hubiera sido apoteósico haber metido ese gol después de como se habían dado los noventa minutos.

Y así acabaría un choque emocionante por parte de los dos equipos, donde fueron mejores los de Enrique Martín, pero el ex entrenador de ambos conjuntos, Paco Herrera, supo dar en la tecla e hizo los cambios que tenía que hacer y casi le salió bien. Por tanto, reparto de puntos entre asturianos y manchegos, los cuales, alargaban su buena racha hasta siete jornadas sin perder.

Punto luchado y séptima jornada consecutiva sin perder

 

 

 

You must be logged in to post a comment Login

Deja tu comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.