BannerMarmolesSimonOK
Aúpa Alba

El “Martinismo”

Después de años de disputas y rivalidades llegaron el “Mourinhismo” y “Guardiolismo”, más tarde continuamos con el “Cholismo” y ahora no se sorprendan, porque ha llegado a su localidad el “Martinismo”. Pues si amigos, otra semana más que de tanto inflar el globo a algunos les explota en la cara y los deja con cara de tontos.

Tras el empate en Almería y la segunda parte del Alba, se desataron las críticas habituales y volvió a salir ese técnico que cada uno llevamos dentro. Estilo, esquema o frases como: “que nos salve y se vaya”. Casualidad que el jueves cuando el equipo hacía un más que aceptable partido contra el Huesca no hubiera tales comentarios.

Entiendo las quejas tras la más que lamentable segunda parte de ayer, como entiendo que jugar 3 partidos en una semana pasa factura a un equipo no habituado a ese trote físico. El equipo jugó los 45 últimos minutos bajo mínimos y eso no hay esquema que lo levante.

El martes pasado en la tertulia nos llegaba un mensaje de un oyente, en el que se refería a algunos de nosotros como “martinizados”. Pues bien, yo creo que los “martinizados” no son los que defienden al navarro a capa y espada, sino los que se han creído en algún momento que se podía entrar en play off y que las cuentas cuadraban, que como competimos y plantamos cara ante los de arriba llegar ahí es cuestión de tiempo.

Enrique Martín ha “martinizado” a todos ellos, implicando que tras cada empate o derrota la decepción sea mayor porque en teoría había que ganar sí o sí. Pues no va así, nos falta esa diferencia decisiva que nos haga sumar de tres en tres y no de uno en uno, porque en caso del Alba no es suficiente con ese punto que nos lleve a la gloria si quieres llegar arriba; y eso se tiene o no se tiene, no se puede trabajar.

Entiendo que mucha gente se haya dejado llevar por la competitividad del equipo, la ilusión de su técnico y de sus jugadores. En el rato que yo pasé con Enrique Martín hace unas semanas si mientras hablábamos me dan un papel para poner los puntos que íbamos a hacer de aquí al final te temporada, de 65 no bajo. Es una persona que te engatusa, te convence y además te lo argumenta, pero esto es como cuando de pequeño te decían tus padres que ibas a Disneyland y en realidad acabas pasando la tarde en el dentista.

La temporada del Albacete tal y como se pusieron las cosas al principio es un rotundo éxito y culpa de ello la tiene Enrique Martín. Los que piensen que el Alba estaba para miras más altas son los verdaderos “martinizados”, sin duda los máximos exponentes del “Martinismo”.

Artículo realizado por LeónLMorata Ydáñez (@09lmy)

You must be logged in to post a comment Login

Deja tu comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.