No lo inflen demasiado

Todos alguna vez hemos preparado una fiesta de cumpleaños, al igual que todos en una de esas fiestas hemos hinchado un globo demasiado y a pesar de las advertencias de alguien que nos decía: ¡no lo hinches tanto que se va a romper! Continuábamos y continuábamos, hasta que de tanto inflarse el globo explotaba, nos daba un susto en la cara y dejaba nuestras expectativas de llevar el globo al límite hechas trizas.

Pues lo mismo pasó el sábado en el Carlos Belmonte, Enrique Martín infló el globo, la afición siguió y en el minuto 84 con el gol de Raúl De Tomás el globo llegó a su límite y explotó. ¿Cuál es el problema que yo veo? Pues simplemente que a mucha gente se le olvidó que el rival era el Rayo Vallecano, que por plantilla y juego a día de hoy aspira a subir a Primera División como primero y sin nadie que le tosa.

 

Críticas a jugadores, a Enrique Martín y al estilo de juego, lo de siempre vamos. Partiendo del punto que yo tampoco hubiese cambiado a Dani Rodríguez (que fue el cambio que más críticas desató) para dar entrada a Rafa Gálvez pudiendo optar por un planteamiento más ofensivo, veo críticas desproporcionadas, olvidando completamente la situación del partido ya no sólo los 90 minutos…sino de toda la semana.

Después de una semana complicada en la que se ha hablado de todo menos de fútbol, parece que a veces se nos olvida que los futbolistas antes de ser profesionales son personas y que lo vivido esta semana para un colectivo que trabaja en grupo es muy difícil e influye tanto en la preparación como en el estado anímico.

El Alba bastante hizo con crear problemas en fases del partido a un equipo que tiene como delantero suplente a Javi Guerra (no jugó ni un minuto), un extremo en el banquillo como Bebé, o un centrocampista que ni siquiera fue convocado como el “Chori Domínguez”. Pues esos suplentes tienen en su currículum goles y partidos en Primera División y los titulares si alguien no los conocía ya supo el sábado quiénes eran.

Tenemos una plantilla justa para la categoría, aprovechamos al máximo nuestras virtudes y estas tapan nuestras carencias. Si a esto le añades las importantes bajas que ha tenido el equipo en los últimos partidos, más las que tiene actualmente, sumado a los errores arbitrales como los de este último partido, hay quien no se explica cómo se ha llegado tan pronto a la cifra de 44 puntos. No estoy victimizando la situación, es simplemente contar una realidad de la que parecíamos habernos olvidado.

Que cada uno ponga el listón donde considere y que infle el globo a su manera y forma, pero que intente medir cada circunstancia y situación de una manera lógica. Seamos conscientes de nuestras limitaciones…y los experimentos con gaseosa.

Artículo escrito por León Morata Ydáñez (@09lmy)

You must be logged in to post a comment Login

Deja tu comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.