Respecto a la ida: Rayo Vallecano 1 – 1 Albacete

Empate merecido el cosechado por el Albacete en Vallecas, donde se demostró lo difícil que era ganar al conjunto de Enrique Martín. La nota positiva la puso Héctor Hernández que conseguió marcar su primer gol, tras la controvertida ausencia de Román Zozulia

Llegaban los manchegos sin su máximo goleador y el valuarte como referencia ofensiva al estadio del Rayo Vallecano, tras una semana donde se dijo de todo sobre la no convocatoria del ucraniano para enfrentarse a su ex equipo.

El Albacete por contra no hizo caso a las críticas y salió plantándole cara al equipo de Michel. el cuál asustaba viendo los nombres que alineaba. Pero el que la tuvo primero fue el Alba, por medio de Rafa Gálvez que estrellaba su cabezazo en el palo. El Rayo respondía con una clarísima de Alex Moreno que mandó a las nubes. El partido estaba igualado, sin un dominador claro en ocasiones, pero si en dominio, el cual era de los madrileños, pero sin la profundidad requerida siendo el equipo local.

Susaeta, que venía de probar varios intentos en el anterior partido ante el Huesca, buscaba el gol con una falta desde la frontal, pero su disparo se fue ajustado al palo. Y sin mucho más que ofrecer por ambos equipos se llegaba al descanso.

Tras el túnel de vestuarios, parece que seguía mejor el Alba, y de hecho, Enrique Martín movía una pieza arriba que sería clave. Se retiraba Bela para dar entrada a un Héctor Hérnandez que no estaba teniendo suerte, pero ese día le cambió, ya que en el primer balón que tocaba hacía el primero de la tarde y el primero en su cuenta particular.

Entonces fue cuando el Rayo se dio cuenta del problema que tenía y empezó a asediar la portería defendida por Tomeu, quien hizo una gran parada a disparo de Trejo. Pero no quedaban ahí sus intervenciones, el de manacor tenía que volver a aparecer y lo hacía en forma de paradón con una preciosa palomita para desvíar un disparo desde la frontal de Fran Beltrán

Pero lo que desequilibró el choque fue la entrada del Chori Domínguez, que destapó el tarro de las esencias y demostró la calidad que tiene con pases y centros que pusieron en serios aprietos a la defensa albaceteña. De hecho, el gol del empate vino a través de sus botas, donde ponía un balón perfecto para que Raúl De Tomás cabeceara a la red y pusiera el uno a uno definitivo en el marcador.

Al final, empate que quizá en la parroquía albaceteña tuvo un sabor agridulce por eso de ir ganando y que te empataran, pero en el cómputo general del partido se pudo dar por bueno un punto en un campo donde no muchos equipos iban a sacar algo positivo.

El Albacete sigue sumando (1-1)

 

 

You must be logged in to post a comment Login

Deja tu comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.