Hechizos, pócimas y brujería

Foto: Albacete Balompié

En una semana de brujería en el fútbol español, «La Bruja» hizo a «El Brujo» su pequeño homenaje ayer en el Francisco Artés Carrasco.

Tras un fatídico primer tiempo en el que el Alba nos mostraba su peor cara llegó el descanso y con el parón, la mejor noticia posible: el resultado. Los primeros diez minutos de la segunda parte no apuntaban precisamente al optimismo, el Alba lo intentaba y lo intentaba sin acierto, no llegando a inquietar a un Lorca bien plantando.

Entonces y como si del druida Panoramix se tratase, Enrique Martín preparó su pócima e introdujo a Astérix y Obélix (Erice y Acuña) en el campo.

Cambio y mucho el partido, en apenas tres minutos Erice se hizo con el centro del campo y Acuña hacía que los centrales del Lorca parecieran meros bolos ante su potencia y fuerza.

Se contagió el equipo del hechizo del navarro y en apenas tres minutos tras los cambios, Acuña, de un zurdazo, ponía las tablas en el marcador, dando no sólo el empate sino un golpe psicológico a un Lorca que vio transformadas en un espejismo las oportunidades erradas en el primer tiempo para cerrar el partido.

Treinta minutos atacó el Alba sin acierto dejándose todo en el campo, hasta que en el minuto ochenta y nueve ahuyentado por el calor de una afición que se trasladó hasta Lorca y nunca dejó de animar, tras un arranque potente y veloz, Acuña era derribado en el área. El resto es historia.

Partido clave contra Osasuna este domingo, mucho más que tres puntos tanto para soñadores como para los que aún padecemos el insomnio de la permanencia, aunque hay veces que dan ganas de echarse un rato y ver dónde despiertas.

Artículo realizado por León Morata Ydáñez (@09lmy)

You must be logged in to post a comment Login

Deja tu comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.