BannerMarmolesSimonOK
Aúpa Alba

¿Qué hacemos con Gaffoor?

Podría parecer, por el título del artículo, que este escrito pretende criticar al central del Albacete Balompié. Nada más lejos de la realidad.

No vamos a negar que el fallo de Gaffoor el pasado sábado ante el Numancia llegó en el momento más inoportuno que podía existir. Empatados en el marcador y controlando al líder de la categoría parecía que incluso el Alba tendría opciones de hacerse con el encuentro.

Corría el minuto 53, el Numancia despejaba un balón desde su propia área y el balón llegaba a Gaffoor. Sin oposición, sin ningún contrario en campo del Albacete y desde el primer cuarto de campo, el central intentó ceder el balón a Carvajal. Hasta ahí la idea era buena. Aunque todos sabemos como se desarrollaron los acontecimientos.

Podemos poner mil excusas. El jugador no mira al portero, el balón bota mal por culpa del césped, el portero se encuentra muy lejos del área… Lo que sea. El caso es que el balón acabó en el fondo de la portería del Albacete. El partido se perdía en aquel momento pues el tanto sentó como un jarro de agua fría a un equipo que ya no tenía reacción.

Gaffoor se desmoronaba en el suelo. Rápidamente Manu del Moral y varios compañeros de equipo se acercaban al central francés para darle ánimos, gesto que honra a todos, en especial al jugador rival.

Pues eso. No vamos a negar que el fallo está ahí y que es clamoroso. Pero es solo eso, un fallo. ¿Quién no falla alguna vez en su vida? Quién esté libre de culpa que tire la primera piedra. Y sí, algunos dirán que es un profesional del fútbol y cobra por ello. Y que es indecente un fallo de este tipo en un jugador de esta categoría.

Pero lo cierto es que hasta el sábado Mickaël Gaffoor estaba cuajando una temporada muy muy seria. Nadie se había cuestionado la titularidad del francés en el centro de la defensa. Él y su compañero Saveljich habían hecho, por ejemplo, que Carlos Delgado no hubiese debutado hasta el experimento ante el Real Oviedo.

Por tanto, ¿qué hacemos con Gaffoor? ¿le condenamos y lapidamos por un fallo humano que a todo futbolista le puede ocurrir? ¿O le apoyamos y seguimos confiando en él? La opinión del que escribe es clara.

El sentimiento y el compromiso de Gaffoor con el equipo está más que demostrada. Seguramente, a nadie más que a él, le dolió esa acción.

Gaffoor siempre en mi equipo.

You must be logged in to post a comment Login

Deja tu comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.