Con la pólvora mojada en el Cerro del Espino

Ni Albacete, ni Rayo Majadahonda fueron capaces de anotar un gol en un partido de ida y vuelta, plagado de ocasiones. Unas veces los porteros y otras la falta de puntería, evitaron que el 0-0 inicial se rompiera. Los locales jugaron con uno menos desde el 67 por expulsión de Ñoño

No pudo ser y el Albacete no fue capaz de imponerse en la locura. Un partido frenético, de ida y vuelta, con mucho ritmo e intensidad, pero que acababa con el 0-0 inicial. Hubo balones a la madera por parte de ambos equipos. Paradones de Tomeu y Basilio. Y por supuesto errores en ataque y defensa de los dos equipos.

El partido estuvo emocionante, competido, pero ninguno de los dos equipos fue capaz de poner cordura y tranquilidad. El centro del campo prácticamente no existía, las llegadas eran constantes y el Albacete no fue capaz de imponerse a pesar de jugar con superioridad desde el minuto 67. En ese momento fue expulsado Ñoño por rematar un balón con la mano cuando llevaba una amarilla. Ni con un jugador menos, el Rayo bajó los brazosy de alguna forma demostró porqué no ha perdido ningún choque en su estadio.

Entrando en el partido, los primeros diez minutos resultaban entretenidos con ambos conjuntos buscando el área de su rival. El Alba lo intentaba por la derecha con Eneko y su centro al segundo palo para Aridane lo despejaba la defensa a córner. Posteriormente fueron los locales con un disparo muy peligroso de Portilla, los que estuvieron cerca de abrir la lata.

No había centro del campo, el balón transitaba con velocidad de un área a otra y el control estaba igualado, ya que ninguno de los dos conjuntos lograba imponerse.

A los 13 minutos, el Albacete tuvo una clara ocasión en un córner que Carnicer ponía al punto de penalti por donde entraba libre de marca Gálvez. El centrocampista remataba de cabeza, pero el balón salía demasiado alto.

El Rayo salía muy rápido a la contra y lo demostraba a los 20 minutos. Una contra del Alba la sacaba bien el conjunto local desde su área. El cuero caía en el centro del campo para Portilla, el jugador se marchaba como un avión por la izquierda, pisaba área e intentaba el disparo raso al palo corto. Tomeu se lanzaba para mandar a córner con los pies y evitar el 1-0.

El Albacete estaba creando peligro por las bandas, sobre todo por la derecha con Eneko y un incisivo Arroyo. El lateral hacía una gran jugada en el 27, buscaba el pase atrás para Eneko al llegar al área pequeña, pero el disparo del extremo pegaba en un defensa y fue rechazado.

El Albacete se fue haciendo con el control del partido, pero fue el Rayo el que dispuso de una buena ocasión en el minuto 37. En una transición muy rápida, Ñoño recibía en la frontal y soltaba un latigazo que atrapaba bien Tomeu.

El Alba contestaba al minuto siguiente. Aridane caía a la izquierda, controlaba en el área y cambiaba de banda raso para Eneko. El extremo diestro entraba por el segundo palo prácticamente solo y ante Basilio y un defensa, remataba muy alto. La jugada era muy clara, pero Eneko no la supo aprovechar.

Los últimos minutos de la primera parte fueron para el equipo local que estaba haciendo mucho daño por el carril derecho. Allí nacía una buena jugada de Carlitos que no acababa en gol de Portilla de milagro. Arroyo lograba adelantarse al atacante para mandar a córner. El Rayo Majadahonda sacaba muy rápido de esquina para intentar sorprender y Tomeu salvaba una vez más a los blancos con una buena intervención.

Con el 0-0 inicial se llegaba a la caseta. La primera parte fue entretenida, de mucha intensidad. No tuvo un dominador claro y se produjeron llegadas en una y otra área. El Alba tuvo opciones de adelantarse en el marcador, pero también pudo ponerse por detrás varias veces. El marcador era justo en ese momento.

Partido de áreas

Si la primera mitad fue de mucha intensidad, el inicio de los segundos 45 minutos era frenético. El Alba saltaba al campo con Josan en el once por José Fran. Al minuto y medio de la reanudación y en un córner, los locales casi inauguran el marcador. Thiago recibe en el corazón del área y remata de cabeza al larguero.

Un minuto después, fue Eneko Eizmendi el que no lograba anotar en la portería contraria y con todo a su favor. El extremo del Albacete recibía un centro raso al segundo palo. Allí controlaba completamente solo y a un metro de la línea de gol, enviaba el cuero al palo.

No había tiempo para respirar, pues en el 53 Carlitos sacaba un zurdazo desde 30 metros que Tomeu se sacaba de encima como buenamente podía. Aira quiso dar mordiente a su equipo entre la locura de idas y venidas. Héctor ingresaba en el césped por Eloy Gila antes de los diez minutos de la reanudación.

Los cambios sentaban bien al Albacete que se hacía con el control durante unos minutos. En ese tiempo, Aridane dispuso de dos ocasiones claras en menos de un minuto. La primera cayendo a la derecha del área pequeña. El delantero intentaba cruzar y Basilio lograba despejar con los pies. La jugada siguió, Eneko centraba desde la izquierda y Aridane remataba de cabeza fuera.

El Albacete era mejor y se encontraba con la expulsión de un rival en el minuto 67. Atacaba el Majadahonda por la derecha, ponían un centro muy peligroso al segundo palo y Ñoño remataba para que Tomeu hiciera un paradón. El árbitro observaba como el remate del atacante local fue con la mano y le mostraba la segunda amarilla. Los de Iriondo se quedaban con 10 por una tontería de uno de sus hombres más peligrosos.

Dos minutos más tarde y en una falta en la frontal del área del Rayo, Manzano disparaba directo con la zurda por encima de la barrera y Basilio mandaba a córner con un auténtico paradón. El portero local, al igual que Tomeu, se estaba convirtiendo en uno de los protagonistas.

A pesar de jugar con uno menos, el conjunto madrileño no perdía la cara al partido y seguía buscando la sorpresa. Tuvo un par de llegadas al área de Tomeu, pero no encontraron portería por poco.

A falta de diez minutos para el final, el Albacete seguía buscando el triunfo con insistencia, pero Carnicer se precipitaba en una buena contra. El centrocampista tenía a Josan y Eneko en las bandas abiertos, controlaba por el centro y decidía disparar desde 30 metros a las manos de Basilio.

En el 85, Josan perdonaba una vez más a los locales en una ocasión de libro. El extremo recibía en el segundo palo. Bajaba el cuero, recortaba a su par y soltaba un latigazo al palo corto que se marchaba rozando la escuadra.

Poco más hasta el final del choque, excepto un mal despeje de Tomeu Nadal en el minuto 92 que un rival mandaba fuera con la portería totalmente libre. Al final, por increíble que pareciera, el marcador no se rompía y se concluía con el 0-0 inicial.

Ambos conjuntos tuvieron ocasiones suficientes para marcar, muchas de ellas claras. Unas veces Basilio y Tomeu fueron los salvadores de sus equipos. Otras los palos, pues tanto Rayo como Albacete mandaron a la madera alguna de sus oportunidades. Los blancos no pudieron aprovechar la superioridad que tuvieron desde la expulsión de Ñoño en el minuto 67. Habrá que esperar hasta el final de la jornada para saber si el liderato todavía se puede mantener.

FICHA:

RAYO MAJADAHONDA 0

ALBACETE 0

Rayo Majadahonda: Basilio, Oliva, Aitor Núñez, Cidoncha, Thiago (Rubén, minuto 65), Fabry (Vicente, minuto 50), Ñoño, Fidalgo, Jorge de Frutos (Jorge Félix, minuto 75), Carlitos y Portilla.

Albacete: Tomeu, Arroyo, Adri Gómez, Delgado, Manzano (Galas, minuto 80), Eneko, Gálvez, Carnicer, José Fran (Josan, minuto 46), Eloy Gila (Héctor, minuto 54) y Aridane.

Goles: No hubo.

Árbitro: Sebastián Ripoll Serrano, Colegio Balear. Amonestaba a los locales, Portilla, Ñoño, Thiago, Carlitos; y a los visitantes, Gálvez, Josan, Galas. Expulsaba por doble amonestación en el minuto 67 a Ñoño por rematar un cuero con la mano.

You must be logged in to post a comment Login

Deja tu comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.