Luis César recriminó a la grada los silbidos

Pasaba el primer cuarto de hora del encuentro, el Albacete ya perdía por cero a uno y al equipo blanco no le salía nada. 

El público, que se había ilusionado durante la semana con la posibilidad de hacer sombra e incluso vencer al líder, veía como a su equipo se le nublaban las ideas y comenzaba a demostrar su desencanto con música de viento.

A Luis César Sampedro no le gustaba la reacción del público, se giró e invitó al respetable a no silbar y a animar a los jugadores.

Mas tarde en sala de prensa el propio entrenador se refería a esta incidencia diciendo que «no lo hago por mí, es por los chavales, necesitan el apoyo del publico», explicaba.

You must be logged in to post a comment Login

Deja tu comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.