Un buen Albacete al que le faltó pólvora

Los blancos fueron superiores al Nástic durante gran parte del choque, pero perdonaron en la primera mitad y al final lo terminaron pagando. El Alba pudo incluso hasta perder el partido en los últimos minutos. Jona adelantaba de penalti a los locales, mientras que Stéphane Emaná empataba faltando 15 minutos para el final

Hoy el Albacete mereció algo más que un empate. Esa es la impresión con la que se quedó el Carlos Belmonte, pues los blancos han cambiado su imagen por completo y poco han tenido que ver con el equipo de las últimas jornadas. El Alba hizo una gran primera mitad, perdonó demasiado y sólo lograba marcar de penalti en el minuto 65. Posteriormente el Nástic apretó con los cambios y lograba la igualada a 15 minutos del final merced a un tanto de Stéphane Emaná. 

Pudieron ganar los de Vicente Moreno con el tiempo cumplido, pero una vez más, Juan Carlos salvó los muebles. La derrota no habría sido justa, el empate tampoco lo es, pues el Alba hizo más méritos para sumar los tres puntos.

Lo cierto es que el conjunto de Luis César Sampedro dio un cambio radical, la afición lo vio y lo premió con un gran aplauso al finalizar los primeros 45 minutos. Hoy el público se marchaba menos triste que en las últimas jornadas, pero tampoco hay que tirar campanas al vuelo, pues un punto de seis que ha disputado en casa, es un balance muy pobre.

Entrando en el partido, saltaba el Albacete con dos novedades en el once, Núñez volvió al centro de la defensa junto a Adri Gómez. Mario Ortiz acompañaba a Edu Ramos y Portu en el centro. Lo cierto es que los dos estuvieron a gran altura, sobre todo el cántabro, que fue un pulmón incansable. Gran partido de Mario y Edu, muchos kilómetros entre ambos, robos de balón e intensidad.

El Alba saltaba mejor que el Nástic, aunque fue Emaná el primero que probo fortuna a los tres minutos. Juan Carlos no tuvo problemas para detener el cuero centrado. Desde ese momento, los de Vicente Moreno no hicieron nada más, porque los locales no les dejaron.

La intensidad es algo que suena a tópico, pero cuando los de Sampedro ponen ese ritmo más, son mucho mejores. Así quedaba reflejado a los seis minutos. En un balón sin aparente peligro, Carmona presionaba a Xisco Campos, lograba robar al central y dejaba sólo a Portu. El centrocampista se plantaba en la frontal, el central salía a su paso dejando solo a Jona por la derecha. Portu cedía el cuero al delantero, pero Jona, con todo a su favor, disparaba con la zurda y raso, al cuerpo de Reina. Incomprensible el error del delantero, ya que no se pueden fallar ocasiones de ese tipo.

Posteriormente, el Alba siguió controlando el esférico y el partido. El Nástic se limitaba a ir detrás de la pelota, le costaba robar el cuero, y cuando lo hacía, Edu o Mario aparecían para recuperar. Muy bien Carmona por la izquierda mientras tuvo fuerza. Suyo pudo ser el 1-0, pero su centro envenenado, salía rozando la escuadra.

Si la ocasión de Jona a las 6 minutos fue clara, la de Paredes en el 32 no se quedaba corta. Falta lateral en el costado izquierdo, Carmona pone el centro al segundo palo, y por allí, completamente solo, Paredes remataba de cabeza al lateral de la red. La grada no lo creía, el Alba perdonaba al Nástic una vez más.

Todavía quedó tiempo para ver una última ocasión antes de irse a vestuarios. En una buena jugada por la izquierda, Paredes puso al corazón del área un buen balón, y Jona remataba con un buen giro de cabeza, pero la pelota salía rozando el palo izquierdo de Reina. Con el empate inicial, la grada despidió al Alba entre aplausos al descanso.

Segunda mitad emocionante

Saltaban los dos equipos sin cambios y fue el Alba el conjunto que desde l reanudación, siguió buscando el gol. En el primer minuto, Mario Ortiz intentó sorprender a Reina desde la frontal, pero su zapatazo salía centrado y el meta atrapaba sin demasiados problemas.

Vicente Moreno quería un revulsivo y lo buscó dando entrada a Stéphane Emaná en el 56. El Nástic mejoró, pues le vino bien la velocidad de su atacante. Incluso pudo adelantarse en el electrónico, pero un gran derechazo de Naranjo, buscando la escuadra del palo largo, se marchaba muy cerca de la portería defendida por Juan Carlos.

Llegó el minuto 63 y por fin la balanza se desequilibraba. En una larga jugada en el área de los de Tarragona, y tras varios rechaces, Adriá Carmona era derribado y De la Fuente Ramos no dudaba en señalar penalti. La falta fue clarísima y por tanto se debía lanzar desde los once metros. Entre las protestas visitanes, pasó más de un minuto y medio, pero finalmente, Jona cogía el cuero, tomaba carrerilla y disparaba potente a la derecha de Reina. El meta acertaba el lado, aunque no pudo detener el lanzamiento del hispano-hondureño que puso así el 1-0. Lo celebraba con rabia Jona, que suma su quinto gol de la temporada.

El gol hizo despertar a los visitantes, mientras el Alba fue a peor con los cambios. A los blancos les fue pasando factura el gran esfuerzo y cedieron el cuero al Nástic. Para colmo de males, Jason que llevaba dos minutos en el césped se lesionaba. El extremo se marchaba con las asistencias y el Alba se quedaba con 10 en ese momento.

Coincidencia o no, con el Albacete con un jugador menos por el carril diestro, el Nástic lograba la igualada. Sin Jason en el campo, Palanca se coló por la derecha sólo, llegaba a línea de fondo, ponía un centro raso al primer palo y Stéphane Emaná remataba de primeras para poner la igualada. El cuero hizo caño a Núñez, tocó en Juan Carlos, pero acabó en el fondo de la red 1-1.

El gol hizo daño al Albacete, porque merecía la victoria. Los blancos lo siguieron intentando con más corazón que cabeza. Poniendo centros al área desde la derecha que no encontraron rematador. 

Aún pudo ser peor, pues con el partido prácticamente finalizado, Achille Emaná se plantaba ante Juan Carlos y el meta detenía su lanzamiento. El rechace caía a Mossa y de nuevo el portero del Alba se convertía en héroe al volver a detener. Habría sido un final trágico e injusto, pero el fútbol en ocasiones es así.

Con el punto, el Alba suma 24 y deja el descenso a dos puntos. Precisamente, marca los puestos de quema el Huesca, próximo rival de los blancos el sábado de la semana que viene. Allí el Albacete debe demostrar que la mejora no ha sido un espejismos, hoy se vio claro que corriendo, luchando y poniendo garra, se pueden sumar muchos más puntos que los logrados hasta el momento. Cierto es que no se ha ganado, pero la imagen es para ser optimistas.

FICHA

ALBACETE  1

NÁSTIC       1

Albacete Balompié:Juan Carlos, Antoñito, Adri Gómez, Núñez, Paredes, Edu Ramos, Mario Ortiz, Portu, Carmona (Jason, min. 65 (Santi Jara, min. 76), Samu (César, min. 79) y Jona.

Nástic: Reina, Mossa, Xavi Molina, Xisco Campos, I. Bouzón, Lobato (S. Emaná, min. 56), Madinda, Tejera, Emaná, Muniz (Palanca, min. 70) y Naranjo (Rayco, min. 84). 

Goles:  1-0. Minuto 65, Jona; 1-1. Minuto 75, S. Emaná.

Árbitro: De la Fuente Ramos del Colegio Castellano-Leonés. Amonestó al local Juan Carlos; y a los visitantes Xisco Campos, Tejera, Bouzón,  Xavi Molina y S. Emana.

Incidencias: Partido correspondiente a la jornada 22 en Liga Adelante disputado en el Carlos Belmonte ante 6.681 espectadores. Antes del encuentro recibió el aplauso del Belmonte el Equipo de Atención Hospitalaria del Hospital General de Albacete.

You must be logged in to post a comment Login

Deja tu comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.