BannerMarmolesSimonOK
Aúpa Alba

Crónica de un ascenso II: El Alba es de Segunda

Los blancos superaron al Sestao remontando en dos eliminatorias de infarto. Primero en Las Llanas tras levantar un 3-1, posteriormente en el Belmonte tras remontar un 0-2

 

El 12 de mayo se sorteaba el play off y el Alba buscaba un rival entre los otros campeones de grupo. El Sestao, la Llagostera o el histórico Racing entraban en el bombo junto a los blancos. Y la suerte quiso que el conjunto vasco fuera el rival. El primer choque en Las Llanas, mientras que la vuelta sería en el Carlos Belmonte.

El 18 de mayo, cerca de 2.500 albaceteños se desplazaban a Las Llanas para animar al equipo en la lucha por volver a Segunda División. En Sestao se vivió durante todo el día un gran ambiente de fútbol entre dos buenas aficiones. El choque se presentaba emocionante y pocos preveían un desenlace de infarto como el que tuvo.

Arrancaba el partido con ambos conjuntos buscando la portería rival. Al cuarto de hora, Josu Hernáez adelantaba a los locales y desataba la locura. Con las gradas de Las Llanas aún de celebración, Rojas ponía un centro lejano y Rubén Cruz aparecía para poner el empate en el 17.

La eliminatoria comenzaba de locura y seguía por los mismos derroteros. Gerardo antes del descanso adelantaba de nuevo al Sestao y a la vuelta de vestuarios, Diamanka ponía el 1-3 en el minuto 50. Las gradas locales eran una fiesta, por el contrario, las de aficionados del Albacete parecía un funeral.

Hasta que llegaba el minuto 69, penalti a favor del Albacete y Rubén Cruz no falla desde los 11 metros. Ponían el 3-2 en el marcador y aún quedaba mucho tiempo por delante.

Entraban al campo Calle y cerca del final Diego Benito. El Alba era el que controlaba y buscaba el empate. Y cuando más se acercaba el final, de nuevo penalti y expulsión de un jugador local por entender el árbitro agresión sobre Samu con el balón en juego. Las gradas de aficionados del Sestao no lo creían, mientras la de aficionados del Alba saltaba de alegría. Calle pedía el balón, no le fallaba el pulso y ponían el 3-3 definitivo en el 84. Todo quedaba para la vuelta, pero el empate favorecía al Albacete.

El día del ascenso

El 25 de mayo era de nuevo un día grande para la ciudad de Albacete. Se colgaba el cartel de no hay billetes para recibir al Sestao en la vuelta del play off. Un empate por menos de 3 goles o la victoria favorecía al Alba. Sólo la derrota ascendía al River.

Con el Carlos Belmonte lleno hasta la bandera saltaban los dos equipos. La afición del Alba cantaba el himno y el tifo de bufandas  blancas dejaba una imagen difícil de olvidar. Ponía los pelos de punta a cualquiera, y tal vez los nervios jugaron en los primeros minutos una mala pasada a los blancos.

A los dos minutos, el Belmonte se quedaba helado. Penalti a favor del Sestao y gol de Jito, 0-1. Si no fuera suficiente, en el 20, error defensivo y Gerardo se planta sólo ante Alberto para hacer el 0-2. Peor no podían comenzar las cosas, pues ese resultado ascendía al Sestao.

Aunque al Alba si le ha caracterizado algo en 2014 han sido las remontadas. A la media hora los blancos espabilaban, y en un córner, Rubén Cruz recortaba diferencias con un certero cabezazo 2-1.

El destino guardaba lo mejor para seis minutos después. Ese fue el tiempo que tardo el Alba en hacer el empate. Era el minuto 39, Samu se inventa una jugada perfecta por banda derecha, pone el centro en el área para César Díaz y el de Villamalea no falla 2-2. Dos canteranos blancos devolvían la locura a un Carlos Belmonte que estallaba de alegría. Ahora sí, con ese resultado el Alba volvía a la División de Plata tres campañas después del descenso.

En la segunda mitad, toda la grada esperaba el paso de los minutos que iban cayendo de forma lenta. Hasta que el árbitro decretó el final con el que el Albacete volvía a SEGUNDA DIVISIÓN. La invasión de campo fue inevitable, la ciudad estaba de fiesta y la plantilla lo celebró a lo grande en el vestuario. Habían sido tres duras campañas por los campos de Segunda B. Dos amargos play off perdidos ante Cádiz y Oviedo. A la tercera, fue la vencida.

Al día siguiente equipo y afición celebraron el ansiado ascenso por las calles de Albacete. Todavía quedaba un choque pendiente, la eliminatoria por ver que equipo era el mejor de toda la Segunda B. Esa sería entre Albacete y Racing, pues los cántabros también ascendieron a la primera.

El Alba empató en Santander a un gol con un conjunto lleno de canteranos. Mientras que remonto en el Carlos Belmonte de nuevo un 0-2,  para ganar 3-2 y cerrar un año soñado. Los blancos se convertían en Campeones Absolutos de Segunda B y todo el mundo tenían en mente arrancar en agosto en la Categoría de Plata.

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies